Tania Aguilar fue la destacada de la temporada del hándbol

La jugadora de sólo 16 años desde su arranque en el balonmano no ha parado de conquistar logros personales y deportivos en la disciplina en su afán por mejorarse día a día.

 Con sólo 16 años, Tania Aguilar, integrante del equipo municipal N° 1, tuvo la oportunidad de estar convocada a la selección argentina de hándbol en la categoría Cadetes, donde recientemente consiguió el 2do. puesto con la “albiceleste” en el campeonato Sudamericano que se disputó en Palmira, Colombia, durante los días 29 de octubre al 2 de noviembre.

La jugadora comodorense desde su arranque en el balonmano -hace cuatro años- no ha parado de conquistar logros personales y deportivos en la disciplina en su afán por mejorarse día a día.

Durante el 2013 y a través del programa de búsqueda de talentos PROHAND, Aguilar, fue partícipe de siete concentraciones, siendo finalmente preseleccionada al equipo nacional, donde este año pegó el gran salto en la escena internacional jugando torneo Sudamericano en Palmira, Colombia.

“Fue una experiencia única, un sueño y algo muy importante que nunca pensé en llegar a cumplirlo y se me dio muy próximo. Este año superó todo”, describió Tania en su experiencia con la selección.

En sus inicios, la comodorense incursionó en la Liga Deportiva en la categoría Menores donde conquistó el primer puesto y la clasificación al campeonato Provincial. Posteriormente, en Cadetes, logró un quinto puesto en el torneo Argentino de Selecciones, además de integrar la selección de pre juveniles de Chubut.

“Lo que me ayuda mucho son los torneos locales que se hacen seguido, al estar en juveniles también es importante por el roce que se adquiere, también el hecho de ser parte de la pre selección de juveniles de Chubut por el juego y el nivel en que estamos”, sostiene Tania.

El próximo año, la central del municipal N° 1, nuevamente será parte de las concentraciones nacionales en el mes de marzo, en la categoría juveniles y asegura “va a ser mucho más distinta la categoría y será muy complicado, pero le voy a poner todas las pilas y voy a dejar lo mejor para estar aunque sea en la preselección, y sobre todo para aprender”.

Con un cierre de temporada más que satisfactorio y con la premisa de conquistar más objetivos a mediano y largo plazo la jugadora agradecía a: “mi familia, mi hermana y entrenadora Cinthia, que siempre me apoyó junto con mi cuñado Diego y mi preparadora física Nadia Bravo”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico