"Tato" Ramón continuará detenido

El juez Sergio Piñeda estuvo de acuerdo con los argumentos del Ministerio Público Fiscal y manifestó que eran los correctos en este caso, por lo que dispuso que el imputado, Juan Carlos Ramón, continúe en prisión preventiva.

Es quien le dio nombre la causa “Embrujo” y de los primeros presos por causas de supuesta corrupción en Chubut. Desde el 7 de marzo, Juan Carlos Ramón permanece encerrado. Lo mismo que Diego Correa y Diego Lüthers, extitular de la Unidad Gobernador y su secretario, respectivamente. También Sandro Figueroa, tío de Natalia Mc Leod, se halla en tal condición desde hace más de 8 meses. En cambio la pareja de Correa y su amiga, Daniela Souza, obtuvieron el beneficio del arresto domiciliario.

Ramón era investigado desde bastante antes de que lo arrestaran. Para ello tenía interceptados sus teléfonos y justamente una de las personas con las que más diálogo tenía –además de Correa, para quien realizaba trabajos de construcción que supuestamente sobrefacturaba o bien no los concretaba de común acuerdo- era un “manosanta” de nacionalidad colombiana, en quien confiaba ciegamente, a tal punto que si éste le decía que pusiera un vaso de agua sobre la mesa y horas después observara en qué estado se hallaba, y según ello orientara sus acciones, “Tato” Ramón lo hacía. Para los investigadores, lo tenían “embrujado”.

Ayer, tras escuchar a ambas partes (abogado defensor y fiscales), el juez Sergio Piñeada llamó a un cuarto intermedio para resolver, y al término de veinte minutos, hizo conocer su veredicto rechazando la petición de la defensa.

OTRA VEZ NO

A las 9 se realizó la audiencia en la Oficina Judicial de Rawson. Fue para tratar la revisión de la medida de coerción, en la causa denominada “Embrujo”. El defensor Damian D´antonio remplazo a Omar López en la asistencia del imputado Ramón. López habría solicitado la audiencia de revisión, pero D´Antonio fue quien acompaño a Ramón.

Al inicio de la audiencia, el defensor pidió que Ramón continúe cumpliendo la medida pero con la modalidad de arresto domiciliario y tobillera electrónica, basando su defensa básicamente en dos razones: revisar el auto de elevación a juicio y el paso del tiempo, teniendo en cuenta que Ramón está en prisión desde el 7 de marzo pasado.

Los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez por su parte rechazaron el pedido de la defensa, por alegar que no existe ningún hecho nuevo, además de mencionar que “estamos frente a un hecho muy grave”.

Ambos acusadores hicieron otra interpretación basada en el caso concreto, que se estima una pena de cuatro años y medio. La Fiscalía de Estado, una vez más, adhirió a los argumentos del Ministerio Público Fiscal.

Cabe recordar que Ramón está imputado como miembro de la asociación ilícita; en concurso real con defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la Administración Pública. Es abarcado por una escala penal que parte de los tres años de prisión, y en función del rol y las conductas desplegadas por el imputado, y en consideración que no posee antecedentes penales, la pretensión punitiva se estima no inferior a los cuatro años y seis meses de prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico