Temen por la caída del murallón costero del Hospital Alvear

La marejada del lunes provocó preocupación en distintos sectores de Comodoro Rivadavia. Según denunciaron vecinos de Kilómetro 3, un tramo del paredón que funciona como contención de las mareas frente al Hospital Alvear está a punto de caerse. Advierten que podría socavar el terreno por debajo del asfalto, generando grietas y posibles derrumbes. Mientras, en la zona céntrica, el mar volvió a ingresar ayer sobre la avenida Ducós y calles aledañas, obligando a adelantar el horario de salida de los estudiantes del Colegio Perito Moreno y el Jardín 467.

El mar azotó con fuerza el lunes. Fueron varios los vehículos que ese día quedaron atrapados sobre la avenida Ducós y en el inicio de las calles Bartolomé Mitre y 25 de Mayo.
Por esa razón, ayer se tomaron recaudos, frente al pronóstico de una nueva marejada. Se interrumpió el tránsito a partir de la media tarde y también se adelantó el horario de salida de clases en las escuelas aledañas.
Finalmente, Defensa Civil reportó que el fenómeno alcanzó los 5,83 metros, pero con las previsiones tomadas no se registraron tantos inconvenientes como el día anterior. 
Pese a que cada vez que ocurre una marejada las consecuencias suelen ser más visibles sobre la avenida Ducós, también hay otros sectores de Comodoro Rivadavia donde inquieta la reiteración de ese fenómeno.
Así, ayer la Asociación Vecinal del barrio Mosconi manifestó su preocupación por el deterioro que presenta el murallón costero que bordea el frente del Hospital Alvear, el cual se ve afectado tras cada marejada. Es que en su estructura se pueden ver grandes grietas, e incluso la falta de un panel, lo que deja en evidencia la posibilidad de que se derrumbe.
“Ayer (por el lunes) salimos a recorrer por la marejada. Avanzó mucho el deterioro del murallón, ha sido permanente y continuo, y en este momento está muy próximo a llegar al asfalto donde está el acceso al hospital, donde  transitan muchos vehículos y también mucha gente que va al lugar caminando”, advirtió la presidenta de la Vecinal, Ester Cordero.
Desde la entidad barrial ayer se enviaron notas a Provincia y la Municipalidad para reclamar por la ejecución del nuevo murallón costero, por el cual en junio de 2012 se realizó la apertura de sobres de licitación. Junto a las notas enviaron fotografías que reflejan el deterioro del muro. Ahora los vecinos esperan respuestas de las autoridades ya que temen que se pueda producir un accidente por la caída de la defensa.

EVACUACION
DE ESTUDIANTES
En el caso de la zona céntrica, frente a la nueva marejada que se esperaba que ayer volviera a inundar la avenida Ducós y calles aleñadas, la escuela primaria 204 que funciona en el edificio del Colegio Perito Moreno y el jardín 467, lindante al mismo, tuvieron que adelantar el horario de salida de sus alumnos, ya que el lunes la fuerza del mar había obligado a evacuar a los chicos.
De esta forma, los pequeños estudiantes se retiraron a las 15:30, autorizados por Supervisión de Escuela. “Desde temprano nos dijeron que iba a haber marejadas. A las 13:30 nos pidieron que retiráramos los vehículos del lugar y media hora después se veía que el mar estaba bastante bravo. Entonces la directora Karina Stoianoff, pidió a Supervisión adelantar el horario de salida, porque el lunes la pasamos muy mal”, explicó a Diario Patagónico, Silvana Torres, maestra de sala de 5 del jardín de infantes.
“El agua entró por adelante, cerca de las escalera por 25 de Mayo. Estábamos con los chicos afuera y cuando vimos que empezó azotar con más fuerza entramos. Luego vimos que no podíamos salir por adelante entonces informados a la directora. Nos llegaba a la rodilla, pero por suerte los padres con camionetas, y gente de Tránsito y Defensa Civil ayudaron a cruzar a los chicos. Realmente nos asustamos”, admitió la maestra sobre la situación vivida el lunes.
Hoy es posible que los alumnos se vuelvan a retirar antes del horario habitual. Sin embargo, esto dependerá de las condiciones del mar, ya que está pronosticado que la situación se extenderá hasta mañana, por lo que se pide tomar los recaudos pertinentes.
Mientras tanto, el geólogo de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Néstor Hirtz manifestó ante la consulta de Radio del Mar que la construcción de un “enrocado” adecuado podría representar en sectores como la avenida Ducós una solución para atenuar los efectos erosivos del mar que sufre la ciudad con cada marejada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico