"Tenemos que actuar más rápido" dijeron desde el Festival de Jesús María

La presidenta de la comisión del Festival Nacional de Doma y Folclore de Jesús María, Marcela Durán, consideró ayer que se debe “actuar más rápidamente y resguardar” a los competidores para que no sucedan hechos como el que le causó la muerte a un jinete cordobés de 40 años en las últimas horas, tras ser aplastado por su caballo al caerse de la monta y sufrir traumatismos en varias partes de su cuerpo.

Durán lamentó lo ocurrido con Norberto Eric Cossutta, quien fue aplastado por un caballo mientras participaba de la jineteada, y dijo: “Es un hecho lamentable, estamos muy consternados y tristes, tenemos que estar con la fortaleza para poder sostener a la familia y sostener el Festival que nos llevó todo el año poder construir”.

Anoche, en lo que sería la quinta jornada de la 52ª edición del Festival, no hubo doma, quedando la cita sólo para los números artísticos musicales, en una decisión que tomaron desde la organización a raíz de lo acontecido con Cossutta, quien era velado en la localidad de Dean Funes, en el norte cordobés.

“Venimos trabajando como comisión directiva hace varios años junto a todas las fiestas gauchas para armar una asociación, en la que casualmente hemos decidido trabajar en resguardo de las tradiciones, en las buenas prácticas, y en el cuidado del jinete como también del animal”, agregó Durán en declaraciones a medios locales.

Además, aseguró que “seguramente este hecho va a hacer que tomemos más en cuenta la seguridad y empecemos a actuar más rápidamente para resguardar al jinete y conservar nuestra cultura”, para lo que propuso como alternativa “el uso de casco y de chaleco, que ayudaría a resguardar y cuidar más a los jinetes”.

El jinete murió ayer a la madrugada luego de ser aplastado por su caballo al caerse de la monta y sufrir traumatismos en varias partes de su cuerpo mientras participaba del campeonato de doma en la cuarta noche del Festival.

El accidente ocurrió a las 21.45 en el campo de jineteada cuando Cossutta, en representación de la delegación de Catamarca, donde residía, realizaba su destreza en el marco del Campeonato Nacional e Internacional de Jineteada y fue aplastado por su caballo al caerse, ambos, en el campo de la doma.

El jinete fue operado de urgencia y se le realizaron varias transfusiones de sangre y plasma para revertir el cuadro de hipotensión severa, pero luego de la cirugía presentó un «paro cardiorrespiratorio irreversible, no respondiendo a las maniobras de resucitación y produciéndose el deceso», indicó un comunicado.

El fiscal Ronan Sobejano, a cargo de la investigación por la muerte del jinete, dijo a medios locales que la causa fue caratulada como ‹muerte accidental›, y aseguró que no estaba en sus planes suspender la competencia de doma, al sostener que en principio podría tratarse de un «accidente» propio del riesgo que representa la competencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico