Tenía 13 años, pidió un cigarrillo a una pareja y lo mataron de dos puñaladas

Caleta Olivia no sale de su asombro ya que en menos de cinco días se produjeron dos asesinatos. En los primeros minutos de ayer un chico de 13 años de edad, Cristian Muriano, fue ultimado de dos puñaladas en una calle que marca el límite de los barrios San Cayetano y 8 de Julio. Sus amigos y familiares dicen que lo mataron por pedir un cigarrillo a una pareja en una garita de colectivos. No hay detenidos.

Caleta Olivia (agencia)

Las primeras versiones señalan que alrededor de las 0:45 de ayer el adolescente se habría acercado hasta una garita de colectivos ubicada sobre la calle Humberto Beghín, donde se encontraba una pareja (un joven y una chica) a la que le pidió un cigarrillo, pero por toda respuesta le asestaron dos puñaladas, una en el cuello y otra en la espalda.
En un principio trascendió que murió degollado, pero luego de realizarse la autopsia se comprobó que la que recibió en la espalda le perforó el riñón y el bazo, siendo la causal del deceso, no pudiéndose precisar si la mujer también habría sido agresora.
Muriano, quien vivía en la calle Gobernador Paradelo del barrio San Cayetano y era conocido como “Cachilo”, comenzó a desangrarse tambaleante a un costado de la garita, mientras la pareja asesina huía a pie en dirección al barrio Jardín.
El menor atinó luego a dar unos pasos en dirección a un descampado que rodea la denominada Primera Laguna y volvió a desplomarse, dejando otras manchas de sangre en unos cascotes residuales de alguna obra en construcción.
Luego habría sido auxiliado por un amigo que lo ayudó a cruzar la calle Beghín, quedando tendido en una vereda frente una vivienda en la que se pidió ayuda. Una mujer llamó inmediatamente a la policía, arribando minutos después varios patrulleros y una ambulancia del Hospital Zonal, pero antes de ingresar a la guardia del nosocomio habría dejado de existir.

VIVIA CON LA ABUELA
Cristian Muriano había cumplido 13 años el 26 de diciembre, jugaba en las divisiones inferiores del Club Olimpia y había terminado sus estudios primarios en la Escuela Primaria 43, aguardando comenzar la secundaria en el Colegio 27.
Uno de los amigos que lo acompañaba contó a  sus familiares que el presunto asesino vestía una campera gris y habría corrido junto a su pareja, una mujer pelirroja, en dirección al barrio Jardín, ubicado a pocas cuadras del lugar del hecho.
Un tío de “Cachilo” contó a Diario Patagónico que el menor vivía junto a su abuela, ya que hacía un tiempo había decidido marcharse de la casa de sus padres. Según trascendió, su progenitor trabajaría en una cooperativa que presta servicios a la Municipalidad.
Cabe recordar que se trata del segundo crimen que se produce en menos de cinco días, recordando que el lunes por la tarde Walter Novello, de 40 años, fue asesinado de un balazo en el tórax en el conflictivo barrio 17 de Octubre.
El hecho de ayer inicialmente tomó intervención personal de la Seccional Segunda de Policía y de la División Criminalística, requiriéndose más tarde la actuación de la División Delitos Complejos y Narcotráfico. Sin embargo, hasta avanzada la tarde no se habrían producido detenciones de sospechosos.
En tanto, trascendió que una hora más tarde del penoso suceso un grupo de sujetos jóvenes disparó al menos un balazo a un móvil patrullero en otro barrio cercano, el denominado 120 Viviendas, pero no hay constancias de que ello tuviera alguna relación con el crimen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico