Testigos reconocieron a "Agüita" Aguilante y seguirá en prisión

Cristian Aguilante, imputado de intentar a asesinar a tiros a un adolescente durante la tarde del 9 de noviembre en el barrio Moure, fue sometido a una audiencia de revisión de la prisión preventiva. A pesar de que la defensora del imputado pidió su libertad o el arresto domiciliario, el juez le extendió la medida privativa de la libertad hasta el 18 de enero.

La audiencia judicial se celebró el miércoles en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia después de la rueda de reconocimiento a la que fue sometido el imputado Cristian Omar Aguilante (24), alias Agüita. El acto fue presidido por el juez penal Martín Cosmaro.

El fiscal Adrián Cabral solicitó se mantenga la prisión preventiva que cumple Aguilante por su participación en el ataque armado que sufrió el menor de edad, E.V. (16), durante la tarde del jueves 9 de noviembre en su casa de la calle Berbel al 1600 del barrio Moure.

De acuerdo a la acusación de la Fiscalía, la víctima se encontraba recostado en su cama cuando Aguilante ingresó hasta su habitación. Según los testimonios, el sospechoso le efectuó dos disparos, uno que le rozó la cabeza y el otro ingresó en la zona del glúteo.

Después el agresor huyó a bordo de un Renault 12, color rojo. El representante fiscal consideró la gravedad del ataque como que era una crónica de una muerte anunciada.

Cabral aseguró que el día anterior la madre del adolescente, hermano de Angel Leonardo Vidal (el joven de 19 años que fue asesinado el 20 de octubre del año pasado), recibió una amenaza respecto de su hijo “que lo cuide porque iba a aparecer con un balazo en la cabeza”.

Luego mencionó que la rueda de reconocimiento de personas arrojó resultado positivo en el que dos testigos reconocieron al imputado como el autor del ataque.

El fiscal sostuvo que existen elementos de convicción para sostener que Aguilante es el autor y también el riesgo latente de fuga y entorpecimiento.

Consideró que la pena que se espera en caso que el acusado sea condenado por el delito de tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego, establece una pena mínima de 5 años y 4 meses de prisión efectiva. También expuso que el imputado puede influir sobre el testimonio de personas que presenciaron el ilícito. Por todo ello, Cabral pidió que se mantenga la prisión preventiva de Aguilante por el plazo de dos meses.

SEGUIRA EN PRISION

En contraposición, la defensora pública Lilian Bórquez se opuso al mantenimiento de esa medida y afirmó que no se encuentran fundados los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación. Dijo que el ataque con arma de fuego y las amenazas previas no están acreditados.

Cuestionó que las lesiones que reviste el menor de edad son de carácter leve y no han variado desde el día del control de detención hasta la fecha. Para la abogada no existe el peligro de entorpecimiento debido a que se efectuó la audiencia de reconocimiento de personas sin inconvenientes.

Bórquez insistió en que no se dan los presupuestos para mantener la prisión preventiva de Aguilante y solicitó su libertad. En forma subsidiaria requirió el arresto domiciliario por el periodo de dos meses.

El juez resolvió mantener la prisión preventiva del imputado hasta el 18 de enero en base a la gravedad del delito. Expuso que si bien se trata de lesiones leves, todos los indicios dan a Aguilante como probable autor. Analizó que el peligro de fuga está acreditado por las características graves del ataque y el resultado del procedimiento que llevaría a una pena de efectivo cumplimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico