Tiene 108 años y superó una cirugía realizada por médicos de Esquel

La mujer, vecina de Puerto Patriada, fue operada con éxito y se prepara para retomar su vida cotidiana. Ejemplo de fortaleza y superación.

Dionatila Monsalve tiene 108 años de edad, vive en Puerto Patriada y forma parte de una familia pionera del lugar. Hace unos días sufrió una fractura de cadera, lo que provocó las dudas en sus familiares por saber si se iba a poder recuperar. Este martes fue operada con éxito en Esquel y ya se prepara para retomar sus actividades cotidianas.

La abuela Dionatila es nacida y criada en Puerto Patriada, forma parte de una familia histórica, ya que fueron los primeros en llegar al lugar, abrieron caminos y trabajaron sembrando lo necesario para subsistir. Actualmente vive sola, tiene una empleada que la ayuda algunos días de la semana, por eso la preocupación de sus hijos y nietos ante la lesión que sufrió.

Ante la gravedad de la situación, trasladaron a Dionatila al Hospital Zonal de Esquel, donde el equipo médico que la atendió hizo los estudios correspondientes, deliberó y, al ver que era una paciente con buen estado de salud general, decidió intervenirla quirúrgicamente para que pueda recuperarse mejor.

El equipo que trabajó en la intervención de Dionatila está integrado por el Dr. Javier Galván, Dr. Juan Ayestarán, Dr. Juan Olivieri, Dr. Patricio Tigri, Dra. Zárate, Dr. Diego Rapela, Roxana Haedo y Silvana Ichazo.

En diálogo con EQSnotas.com, Cristina Campos, nieta de Dionatila Monsalve, contó que cuando se enteraron que la abuela se había quebrado la cadera, se asustaron porque no sabían si se podía operar. "Los médicos tuvieron una charla difícil entre ellos y tomaron la decisión de operarla y que no sienta dolor porque estaba sufriendo muchísimo", señaló.

"El martes la operaron, salió todo perfecto y le cambió el semblante esa misma tarde, estamos orgullosos de los médicos", agregó la nieta resaltando al mismo tiempo que "la abuela tiene muchísima fortaleza y estamos contentos de que haya salido todo bien".

En nombre de toda la familia agradeció al equipo médico "que puso mucha energía y mucho amor. También estamos orgullosos de tener una abuelita de esta edad, que está muy lucida y ahora la veo mucho mejor".

Una buena paciente

Por su parte, el Dr. Javier Galván, uno de los médicos que intervino en la operación de Dionatila, remarcó que no es fácil contar con pacientes de tanta edad. "Nos tocó una buena paciente, en buenas condiciones y pudimos realizar la cirugía en el día miércoles", destacó.

Explicó que la abuela tenía una fractura de cadera y, ante estas circunstancias, generalmente las familias prefieren no operar "porque entienden que así dejan tranquilo al paciente, pero si se opera se rehabilita mucho más rápido y continua la vida sin dolor".

El médico detalló que, al llegar la paciente, se hicieron los estudios prequirúrgicos habituales, y en este caso, por la edad, el equipo de anestesia evaluó y vio que se podía operar, se habló con la familia y se tomó la decisión de operarla.

También señaló que se hizo un reemplazo parcial de cadera que es una cirugía habitual para pacientes de edad avanzada y la intervención duró una hora 20 minutos aproximadamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico