Tierra del Fuego: un destino aventura para todo el año

Esta provincia posee un circuito que recorre islas, canales, lagos y montañas de características únicas. Es uno de los sitios más buscados por los turistas extranjeros, y por quienes desean esquiar en el cerro Castor, próximo a Ushuaia.

Tierra del Fuego es uno de los destinos más visitados por el turismo extranjero en Argentina. El archipiélago está compuesto por numerosas islas y canales que se comparten con el vecino país de Chile, y constituye una travesía única que descubre magníficos bosques, más de 200 especies de aves, glaciares de muy fácil acceso y lagos donde se realizan aventuras náuticas.
Todo esto en el extremo sur de la región Patagónica. Conocido popularmente como el “confín del mundo”, el territorio fueguino es el que se encuentra al sur del Estrecho de Magallanes, conformado por la denominada Isla Grande -la de mayor tamaño en toda Sudamérica- así como por cientos de islotes e islas menores que llegan hasta el Cabo de Hornos, entre los océanos Atlántico y Pacífico.
Del lado argentino, la Isla Grande de Tierra del Fuego ofrece tres importantes centros turísticos: Ushuaia, bañada por el Canal de Beagle; Tolhuin, en el denominado “Corazón de la Isla”; y Río Grande, sobre la costa atlántica.
Además, forma parte del territorio nacional la Isla de los Estados, cuyas costas son muy irregulares y sus picos montañosos -que dividen la zona en cuatro penínsulas- se conservan casi todo el año pintados de blanco.
 
CENTROS TURISTICOS
Ushuaia se encuentra a 1.350 kilómetros de Comodoro Rivadavia, en plena Cordillera de los Andes. La ciudad fue construida casi en su totalidad por presidiarios y se encuentra rodeada por los montes Martial, Olivia y Cinco Hermanos. Es la capital de Tierra del Fuego, el poblado más austral del planeta, y la ciudad más visitada por turistas.
El destino ofrece desde actividades deportivas como navegación, trecking, esquí, golf, buceo y escalada en hielo, hasta culturales que descubren la verdadera historia que le dio vida a este lugar hace poco más de 100 años.
Una de las características para destacar es el servicio de hotelería de primer nivel, y una gastronomía en la que se distinguen la centolla y el cordero patagónico a la cruz.
Según cuentan los pobladores, su nombre en lengua yámana significa “bahía mirando al poniente”. Y es por ello también un destino por excelencia para el amarre de importantes cruceros.
La ciudad posee un aeropuerto internacional con modernos equipamientos que le garantizan operatividad más allá de las condiciones climáticas. A nivel turístico, representa el último eslabón del corredor Austral compuesto por Bariloche y El Calafate, puerta de entrada al continente Antártico.
Por su parte, Tolhuin más conocida como el “Corazón de la Isla” -por su traducción en lengua ona-, se sitúa a mitad de camino entre Río Grande y Ushuaia, cuando le meseta comienza a elevarse hacia las montañas.
Este poblado se destaca por ser la urbe más joven del territorio, además  se sitúa a orillas del Lago Fagnano con una variada infraestructura de servicios, entre lujosos hoteles, cabañas y campings para los que gustan de las opciones al aire libre en temporada estival.
La estratégica ubicación de la Comuna de Tolhuin, en el límite de la cadena montañosa cordillerana y la llanura fueguina, la hacen acreedora de un microclima que difiere al de otras ciudades de esta misma provincia. Esta condición permite al destino ser uno de los más elegidos para la práctica de actividades en contacto con la naturaleza, entre paseos náuticos, pesca, trecking o cabalgatas.
Río Grande, por su parte, es la primera ciudad fueguina que el viajero encuentra por vía terrestre y una de las que posee mayor población dentro de la Isla. Convertida en la capital hemisférica de la pesca de truchas, por la abundante cantidad de ejemplares que habitan sus ríos, sorprende al turismo con museos, sitios y monumentos históricos, una reserva natural y varias estancias rurales.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico