"Tío del Norte": la detenida por drogas en Buenos Aires se negó a declarar

La mujer de 65 años, cabecilla de la organización "Tío del Norte" y que en las últimas elecciones integró la lista de congresales del PJ de San Miguel de Buenos Aires, fue una de las trece personas detenidas el lunes en el marco de los 17 allanamientos liberados por la jueza Eva Parcio en Comodoro Rivadavia, Sarmiento, General Roca y Buenos Aires. A la detenida se le secuestraron cinco panes de marihuana y el miércoles llegó trasladada a esta ciudad. Ayer compareció ante la magistrada, asesorada por la defensa pública y decidió no declarar.

El miércoles por la noche llegó en calidad de detenida a Comodoro Rivadavia la mujer de 65 años aprehendida el lunes en San Miguel, Buenos Aires, luego de habérsele secuestrado cinco panes de marihuana que se sumaron a los 31,6 kilos de droga que secuestró la policía en un vehículo con doble fondo que tenía como destino esta ciudad y que era distribuida por la organización narcotraficante apodada como “Tío del Norte”.

La mujer, según pudo averiguar El Patagónico, integró el año pasdado la lista de congresales del PJ de San Miguel y es pareja del hombre de 58 años detenido el lunes en pleno centro de Comodoro Rivadavia junto a otra mujer de 50 años. Los tres, tendrían vínculos estrechos con la política bonaerense y serían los principales proveedores de la organización que luego de pactar la venta de más de 30 kilos de marihuana en esta ciudad, otros proveedores repartirían en Sarmiento y distintos barrios comodorenes.

Las dos mujeres de 65 y 50 años se suman como aprehendidas a una joven de 28 detenida en Sarmiento. Las tres mujeres que ya comparecieron ante la jueza federal Eva Parcio de Seleme, quien dirige la investigación por el transporte y comercialización de estupefacientes. Quedaron detenidas en los calabozos de la Seccional Séptima y en las próximas horas serán trasladadas al reinaugurado pabellón femenino de la alcaidía policial del barrio Industrial.

Ayer la puntera política bonaerense fue asesorada por la defensa pública y decidió no declarar ante la jueza.

Las indagatorias y los pormenores de la causa continúan bajo secreto de sumario en estos diez días que Parcio tiene para resolver el auto de procesamiento o la falta de mérito de los trece detenidos que ya pasaron por la indagatoria. Todos permanecerán con prisión preventiva hasta tanto. Mientras, los equipos técnicos de la Justicia Federal inician la apertura de los teléfonos celulares secuestrados.

“¿Cuando viene el tío?”

La causa, que se bautizó “Tío del Norte”, comenzó a investigarse hace seis meses cuando personal de la Brigada de Drogas de la Policía de Comodoro Rivadavia, a cargo de los comisarios Julián Vilches y Andrés Avila, decidió vigilar de cerca a algunos distribuidores que operaban en la ciudad de Sarmiento.

Esa decisión les permitió llegar al proveedor que era de Comodoro Rivadavia y por consiguiente fueron “más arriba” con la anuencia y supervisión en la investigación de la juez Eva Parcio de Seleme. Así fue como lograron detectar a proveedores más importantes con domicilios en las provincias de Buenos Aires (San Miguel) y Río Negro (General Roca).

Tras horas de vigilancia y de escuchas telefónicas se estableció que un importante cargamento de marihuana llegaría a Comodoro Rivadavia en un vehículo con doble fondo que estaba estacionado en un hostel de Puerto Madryn.

En el mismo viajaba una pareja con un “mula” que se encargaría de traer el lote de 31,6 kilos de marihuana. Ellos se bajaron del auto en ese hostel y siguieron viaje a Comodoro Rivadavia a bordo de un colectivo. En esta ciudad pactaban la venta y una vez que tenían el dinero llegaba el “mula” con la droga.

Las escuchas telefónicas fueron fundamentales para desbaratar a la banda narco que operaba desde Buenos Aires y repartía grandes cantidades de marihuana en las ciudades de General Roca, Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia y Sarmiento. En reiteradas ocasiones los “dealers” locales preguntaban a los proveedores “¿cuando llega el tío del norte?”.

Según las investigaciones, los cargamentos de marihuana compactada que ingresaban al país provienen de Paraguay. En este caso no hubo excepción: durante las escuchas telefónicas hubo una comunicación con un ciudadano de ese país. Era tal la importante cantidad de droga que ingresaba a la provincia, en especial a esta ciudad, que los ansiosos dealers preguntaban con insistencia por “el tío del norte”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico