Todo sobre la Ozonoterapia

Como su nombre lo indica se trata de una terapia que utiliza Ozono (O3). Es un tratamiento natural que proporciona un efecto terapéutico estimulando la capacidad de autoreparación orgánica.

El ozono es utilizado como esterilizador, desinfectante, bactericida, cicatrizador y antiviral, además de poseer propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Normalmente se aplica con el objetivo de calmar diferentes patologías que causan dolores e inflamaciones.
Este tratamiento se encuentra en evolución por los beneficios que se obtienen cuando se aplica a distintas patologías. En los últimos años se ha vuelto una terapia muy reconocida. Gran cantidad de pacientes han hallado una alternativa en la cura y prevención de malestares y enfermedades.
En general, no existen contraindicaciones y no genera efectos negativos en el cuerpo. Por ejemplo, se considera complementaria y coadyuvante, para tratamiento de enfermedades o prevención de la Medicina Tradicional China.
Lo primero y principal a tener en cuenta, es que debe ser aplicada por profesionales especializados, que tengan experiencia y buen manejo de la práctica.
BENEFICIOS
El paso del tiempo, la falta de ejercicio adecuado, la mala alimentación y el estrés repercuten en el desempeño de las células del cuerpo, afectando su capacidad de cumplir con sus funciones. Esto desarrolla un desequilibrio por la falta de oxigenación correcta, que muchas veces ocasiona enfermedades.
A través de los tres átomos de oxígeno que posee el ozono, se produce en el organismo un efecto de oxigenación. Se amplía, de esta manera, la capacidad de la sangre de absorber y transportar oxígeno a todo el cuerpo. Resultando en una mayor circulación y mejoría de todas las funciones celulares en general.
Esta terapia provoca una revitalización de las células y órganos, estimulando las defensas inmunológicas a nivel celular como humoral.
Al oxigenarse el organismo, se produce un efecto de regeneración, ayudando a cicatrizar lesiones de difícil recuperación y ulceraciones de todo tipo, en articulaciones, estética y otras.
Se genera también un efecto analgésico y antiinflamatorio, neutralizando los mediadores inflamatorios y disminuyendo la sensibilidad de las terminaciones nerviosas.
Es considerado también germicida, es decir que inactiva o elimina bacterias y gérmenes patógenos. También posee propiedades antioxidantes, previniendo el estrés oxidativo, retardando el envejecimiento prematuro, y el síndrome de la fatiga crónica.
La mayor circulación del oxígeno, sumado a la eliminación de bacterias y partículas extrañas al cuerpo, permite una desintoxicación y limpieza de las células y el organismo en general.
Los casos que pueden atenderse son muchos y variados desde acné, celulitis, jaqueca, depresión hasta una artritis rematoidea, artrosis, diabetes, fatiga crónica, fibromialgia, hernia de disco, lumbalgia, párkinson, cáncer, cirrosis hepática, esclerosis múltiple, gastritis, impotencia sexual, insuficiencia respiratoria, lupus eritematoso sistémico (LES), entre muchas otras.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico