Todo sigue igual

Buenos Aires (Télam, por José Luis Ponsico)

Desde el Mundial Alemania 2006 por el seleccionado pasaron entrenadores de distintos estilos, tiempos, generaciones, ex jugadores célebres y no tan famosos. Ahora, en la Copa América la Argentina no pudo con Bolivia, Colombia ni Uruguay. Todo se repite.
La deuda va desde José Pekerman, pasando por Alfio Basile, Diego Maradona y Sergio Batista. Una sensación: el fútbol argentino no innovó. Pasan los entrenadores, Carlos Bilardo con bajo perfil, casi “escondido” y con esquemas tácticos que no convencen.
La definición por penales anteanoche en Santa Fe nos llevó a la eliminación en Alemania. El arquero adversario Jens Lehmann había “estudiado” a los ejecutores, especialmente a Roberto Ayala y Esteban Cambiasso. Lo “nuestro”, allá, careció de “sabiduría”.
En el juego, la selección “del Checho”, ahora, se pareció a la “del Diego”. Con seis o siete jugadores que fueron a Sudáfrica. Repitieron en Santa Fe. Frente a Alemania allá y Uruguay, aquí, hicieron lo mismo. Un juego reiterativo.
Circulación atrás, pases cortos en el medio y yendo al “embudo” rival adelante. Dependiendo de la gambeta (“zig zag”) de Lionel Messi y aciertos, aislados, de Carlos Tévez --pocos esta vez-- Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín. Todos muy cotizados.
Traumática la derrota ante Alemania en el Mundial 2010 (0-4 lapidario) como el enojo de Diego Maradona con el periodismo sin demasiada autocrítica. Algo que pasó con “Coco” Basile --encono con algunos periodistas hace cuatro años--, y hasta con José Pekerman. Aunque éste renunció en silencio. Todo el proceso muy parecido.
Más lejos en el tiempo y con Marcelo Bielsa, la Argentina perdió una final contra Brasil por penales en Lima, Perú. En la Copa América 2004, faltando un minuto, Brasil recuperó un balón, lo llevó el “enganche” Diego --luego figura en la Bundesliga-- la mandó larga al punto del penal y la bajó Adriano entre Ayala y Fabricio Coloccini. Media vuelta y 2 a 2.
En los penales falló el “Ratón” Ayala, luego recurrente en Alemania, como Tévez anteanoche. El “Apache” en las eliminatorias del Mundial Sudáfrica y contra Ecuador, allá, no pudo vencer a Marcelo Elizaga, arquero argentino --ex Lanús--  nacionalizado ecuatoriano.
En lo conceptual, la selección carece de laterales volantes que sorprendan cuando los rivales se paran con dos líneas de cuatro, apenas separadas entre sí. Ahora, ocurrió en diez días contra Bolivia, Colombia y Uruguay. Tres empates. Sin solución.
Falta juego aéreo, algo que le sobró a los uruguayos. Casi ganan “por arriba”. Es más, antes de los 5m ya estaban 1-0 para sorpresa de todos. Argentinos y los propios “charrúas”. En dos mundiales ni Hugo Ibarra ni Javier Zanetti fueron tenidos en cuenta.
Uruguay lo simple. Envíos largos de Diego Forlán, pelota parada, para Diego Lugano y el lateral Cáceres. En el gol, rebote corto del arquero Sergio Romero y gol de Diego Pérez, que “era” de Gonzalo Higuaín en los “papeles” previos.
Una sensación que se renueva: el fútbol argentino vive una larga y recurrente frustración. Exhibe excelentes futbolistas en distintos lugares del mundo, pero carece de un juego asociado. Eficaz para defender y fluido a la hora de atacar. Sigue en deuda.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico