Touriñan solo estará en el cargo seis meses

Lo admitió él mismo. Cree que ese plazo le bastará para cumplir con lo que le pide el gobernador. Avala el tope salarial como "gesto", pero es consciente de sus límites.

Entre agosto de 2020 y febrero de 2021 será secretario General del Gobierno de Chubut Javier Touriñan, actual titular de Petrominera. Por ese plazo pedirá licencia en su actual cargo.

“Mi intención no es perpetuarme, si no volver a este cargo que en definitiva es lo que me gusta. Voy porque el gobernador me pide una mano. Lo medité dos semanas y es como que hay que poner el hombro para ayudar a superar esta difícil situación que atraviesa Chubut en el contexto nacional. No creo que nadie hoy esté en contra de esto”, sostuvo Touriñan en declaraciones a LaCienPuntoUno.

El exconcejal, exdiputado y exministro provincial de Gobierno manifestó su apoyo a la iniciativa de “tope salarial” de Mariano Arcioni, considerando que “es un gesto que hace la política hacia el resto de la sociedad, que puede avanzar o no porque no deja de ser un proyecto que va a la Cámara de Diputados que resuelve si se aprueba o no. Hay que ver también que para el Poder Judicial hay cuestiones que contempla la Constitución, que no es para todos pero sí para quienes pasaron por el Consejo de la Magistratura”.

No obstante, consideró que “no sé si este es el camino y hay que ver cuánto significa en el presupuesto. No creo que sea una diferencia superlativa, pero es un gesto; pasa por achicar el gasto público. No sirve echar gente del Estado porque eso generaría bolsones de indigencia que luego tendrá que socorrer el propio Estado”.

El reemplazante de Meiszner añadió que “hay que sentarse y ver organigramas, designaciones y funciones que cumplen y a partir de allí ver con qué nos quedamos y de lo que se puede prescindir”.

Touriñan cree que “si se pueden lograr acuerdos y consensos, se conseguirán resultados importantes. Hay una difícil situación por la caída de ingresos en regalías petroleras e impuestos que percibe la Provincia por la caída de la actividad económica. En ese contexto la deuda pública es un condicionante importante”.

Agregó que “lo concreto es que hay un déficit importante que no permite al Estado cumplir con obligaciones, como con su personal. Eso dificulta la prestación de servicios esenciales que debe dar la Provincia. He hablado con actores de la política, del trabajo y empresariales. Lo principal es encontrar caminos comunes, lo cual no surgirá de hoy para mañana”.

Luego de señalar que “lo peor que puede pasar es que los sectores políticos no podamos tener una charla madura”, se refirió a las diferencias entre el partido del gobernador –Chubut al Frente- y el Frente de Todos al que él pertenece. “Son dos partidos distintos, pero más allá de eso ideológica y políticamente no están tan separados porque tienen un punto en común: el gobierno nacional”, apuntó.

“Chubut no escapa de la grieta. Ni al opositor más acérrimo le interesa que las cosas salgan mal. Hay momentos en que hay que parar la pelota en mitad de cancha y mirar el panorama. Pensar en la pospandemia”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico