Trabajadores del Astillero Río Santiago volvieron a las calles
En el marco del paro provincial convocado en Buenos Aires por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), en repudio a la represión del martes a los trabajadores de Astillero Río Santiago, una multitud se movilizó ayer hacia la Gobernación bonaerense y acompaña a los empleados que defienden sus fuentes laborales frente al desguace del Astillero.

Con carteles que reclaman que la producción sea “100 por ciento estatal” y consignas contra el ajuste que está implementando en la provincia gobernada por María Eugenia Vidal, marcharon desde temprano por el centro de La Plata, en las mismas calles que el martes fueron escenario del avance de las fuerzas de seguridad sobre los trabajadores con camiones hidrantes, gases lacrimógenos y balas de goma.

Los empleados de la planta naval volvieron a apostarse en las puertas de la casa de gobierno en repudio al accionar de las fuerzas de seguridad y en defensa de los más de 3300 puestos laborales. Esta vez, acompañados por partidos políticos y organizaciones sociales que se solidarizaron con lo ocurrido el martes, cuando el Estado bonaerense suspendió la paritaria que estaba prevista y luego cargó con toda la fuerza contra los trabajadores que esperaban ser atendidos por un funcionario de alto rango en la Gobernación provincial.

ATE llamó el martes a un paro provincial al que también se sumaron ayer los gremios docentes que condenaron la represión de la Policía Bonaerense. Al promediar la mañana, acamparon en plaza San Martín “en defensa de la soberanía naval” y desde ahí marcharon hacia la Gobernación. “Repudiamos esta feroz represión que encaró la gobernadora María Eugenia Vidal ya que fue pensada. Había miles de policías dispuestos a iniciar esta represión premeditada. La gobernadora es la responsable por la acción y por las provocaciones”, afirmó el titular de ATE bonaerense y de la CTA Autónoma, Oscar de Isasi, al anunciar la medida.

Los trabajadores del Astillero denuncian el vaciamiento en la planta naval, considerada “un emblema de la soberanía”. Según relatan, los contratos firmados por la gestión anterior se frenaron porque el macrismo no les dio curso, ignorando que se trata de compromisos asumidos por el astillero y por el país.

A pesar de ser una empresa del Estado bonaerense, el gobierno de María Eugenia Vidal continúa bloqueando las cartas de crédito del Banco Provincia para la construcción de remolcadores y mantiene atrasada una partida para compra de insumos que estaba asignada en el presupuesto de este año.