Tres horas sin colectivos por un partido de fútbol

El transporte público hacia la zona norte estuvo interrumpido casi tres horas ayer y las paradas se colmaron de pasajeros furiosos por la arbitraria medida que adoptó la empresa.

«Lo hacemos no sólo para preservar los colectivos, sino a la gente que viaja», sostuvo el coordinador de Patagonia Argentina.
La única forma que se encontró ayer para que los hinchas de Huracán no provocaran desmanes en los colectivos, ni les robaran a los pasajeros, fue parar las unidades que van y vienen a zona norte.
Huracán jugaba a las 17 con Deportivo Madryn en el Estadio Municipal por una nueva fecha del Argentino «B», pero desde muy temprano gran parte de la hinchada comenzó a estimularse para el encuentro.
En las calles ya se había comenzado a notar la presencia de pibes alcoholizados que se dirigían a la zona céntrica, en busca de algún medio para llegar a Kilómetro 3. Por lo general utilizan los colectivos del transporte público, a los que suben sin pagar, pero no solo es eso, sino que los rompen y hasta les roban o lastiman a los pasajeros. Eso al menos es lo que argumenta la empresa.
Para evitar esa repetida historia, el coordinador de Transporte Patagonia decidió interrumpir las frecuencias, tanto de aquellos que se dirigían al centro, desde la zona norte, como los que iban con rumbo opuesto.
«Lo hacemos no sólo para preservar las unidades, sino a la gente que viaja. En muchos casos terminaron pasajeros heridos y hasta les roban. Para evitar todos esos malos momentos tuvimos que cortar», argumentó Gregorio Panasiuk en diálogo con este medio.
Según dijo, no es la primera vez que se corta el servicio por los partidos de fútbol. «Se hizo varias veces, pero no se notó porque fueron días domingos o los partidos fueron antes del mediodía. Pero también se cortaron las líneas urbanas en otras oportunidades. Hoy (por ayer) se notó más porque es un día laboral y hay mucho movimiento en el centro», agregó Panasiuk.

GENTE ENOJADA
Pero lo cierto es que entre la gente la medida no cayó nada bien. Es que hubo quienes desde las 14:30 esperaron el colectivo para ir a zona norte, pero se hicieron las 18 y seguía la larga espera.
Desde la zona norte hacia el centro ocurrió una situación idéntica, la cual se repitió después que terminó el partido, pero hasta pasadas las 20 el servicio no se normalizó. Sucede que la hinchada regresa caminando y la experiencia señala que apedrean a los colectivos cuando pasan por la ruta, algo que también ocurre con los vehículos particulares. ¿Y la policía?
«Podrían avisar que van hacer algo así y uno busca otra forma de llegar, pero estamos acá hace dos horas y algunos hace más tiempo y nadie vino a decirnos nada; si es que hay un paro, o por la hinchada, o por lo que sea. Es una falta de respecto a la comunidad, pero como son monopolio hacen lo que quieren», le dijo a este diario uno de los tantos pasajeros enojados que esperaba en la parada de la terminal.
Una mujer de Caleta Córdova, en tanto, se expresó a favor de la medida y recordó que en una oportunidad viajó con la hinchada de Newbery, recordando que fue una experiencia desagradable.
«Prefiero esperar y viajar tranquila. No sabés lo que te pueden hacer, andan muy borrachos y drogados. No les importa nada y no tienen respeto por nadie; lo peor es que la policía no les puede hacer nada porque después los denuncian por malos tratos», dijo la mujer mayor.
Desde la empresa Patagonia, Panasiuk pidió disculpas a la población en general, esperando que sepan entender que «es por el bien de todos».
«No podemos comunicar en los medios con anticipación que vamos hacer algo así porque esta gente se iría más temprano a la cancha y estaríamos en la misma situación», concluyó el vocero de la empresa.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico