Tres de los niños vejados siguen esperando contención familiar

El caso de cinco menores de edad de Caleta Olivia que indistintamente eran sometidos a malos tratos e incluso a vejaciones y a la prostitución, dejó al desnudo el comportamiento de la madre y de su actual pareja que fueron detenidos por la Policía de Santa Rosa, La Pampa. También es incierta la identidad de dos padres biológicos ya que los mismos no pueden ser ubicados por las autoridades que ahora se ocuparon de proteger a dos niñas y un varón, ya que además ningún otro familiar quiere hacerse cargo de ellos.

 Caleta Olivia (agencia)

Las chicas de 15, 13 y su hermano de 8 años de edad permanecen en el Hogar de Niños Municipal de esta ciudad, a la espera de que algún familiar se haga cargo de ellos y les brinde la contención que necesitan debido a las gravísimas situaciones que les tocaron vivir; en tanto que dos niñas de 4 y 10 años permanecen al cuidado de sus respectivos padres biológicos.

Desde la Oficina de la Niñez de la comuna local se les está brindando la contención que necesitan pero el mayor deseo de las víctimas es que algún familiar las vaya a buscar, caso contrario permanecerán en el Hogar hasta cumplir la mayoría de edad.

Cabe recordar que Marina Alvarez, madre de los chicos de entre 4 y 15 años, fue detenida en la ciudad de Santa Rosa, luego que los vecinos denunciaran ante autoridades policiales que la mayor de ellas era obligada a prostituirse e incluso sospechaban que habría sido vejada en reiteradas ocasiones por Gabriel Cárcamo, el último novio de su madre quien también está detenido.

Tras ser rescatados del infierno que vivían, el único hijo varón había relatado que fue llevado a la cama por su propia madre, en tanto que la mayor contó que en Caleta Olivia era enviada a vender pan a la ruta donde constantemente circulan camiones y camionetas, quedando al descubierto que ello encubría que en realidad era obligada por su madre a prostituirse.

Además, en cámara Gesell todos los niños revelaron el infierno que padecían en su casa donde vivían en una atmósfera de violencia y perversiones sexuales que no sólo incluían la prostitución de la mayor y las presuntas violaciones por parte de la pareja de su madre con conocimiento de ésta, sino además el sometimiento a golpes y vejaciones sexuales del resto de sus hermanos.

Fuentes policiales de La Pampa confirmaron ayer a Diario Patagónico que Alvarez, de 37 años de edad, continúa detenida en la Comisaría Sexta de Santa Rosa, en tanto que Cárcamo, de 19 años, está alojado en la dependencia policial de Eduardo Castex, localidad ubicada 82 kilómetros al norte de la capital de esa provincia.

Ambos se encuentran en carácter de comunicados y a disposición del Juzgado de Instrucción, a cargo de Fernando Rivarola.

UNA CRUDA REALIDAD

Por otra parte, este medio pudo saber que el padre biológico de la mayor fue localizado en la provincia de Córdoba pero se habría negado a hacerse cargo de su hija, en tanto que se desconoce quiénes serían los progenitores de la niña de 13 años y el niño de 8.

Lo mismo sucede con los integrantes de la familia materna de los chicos que residen en Caleta Olivia, entre ellos su abuela de apellido Alarcón, quienes –según comentaron varios vecinos– hacen oídos sordos a la difícil situación que están viviendo los niños.

A todo esto, fuentes confiables revelaron que hace aproximadamente cuatro meses –antes de que fuera llevada a La Pampa– la pequeña de 4 años había contado a su maestra del jardín de infantes al que concurría acerca de las situaciones de violencia que padecía junto a sus hermanos. Por ello la docente presentó una denuncia aunque se desconoce cuál fue el seguimiento que se le dio a la misma.

Vale mencionar que una de las hijas expresó en su muro de Facebook que “ojalá que se muera y se re pudra en la cárcel por hija de mil puta la vieja chota y el violín de su novio; son una manga de drogadictos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico