Turkish Airlines promueve el turismo con mascotas

El año pasado la empresa aumentó 22 % la cantidad de perros y gatos que transportó, alcanzando los 48.326 animales domésticos.

Muchas personas consideran a sus mascotas como un integrante más de sus familias y quieren disfrutar de sus vacaciones junto a ellas. Es por eso que Turkish Airlines, elegida la mejor aerolínea de Europa por sexto año consecutivo, les brinda a sus pasajeros la posibilidad de volar tanto con perros, con gatos o con pequeñas aves (jilgueros, periquitos o canarios) de más de ocho semanas.
Hoy cada vez más pasajeros se animan a viajar con sus mascotas y es una tendencia que crece año tras año. Durante 2016, la cantidad de animales domésticos que volaron en aviones de Turkish Airlines incrementó un 22% con respecto del año pasado. Viajaron 48.326 mascotas, entre ellas 27.469 perros, 19.411 gatos y 1.446 aves pequeñas.
Turkish Airlines entiende la dificultad de las personas de dejar a sus mascotas a cargo de otros durante los viajes, es por eso que les brinda a sus pasajeros la opción de que viajen cómodos y seguros a bordo de sus aeronaves, a cualquier destino. Las mascotas pueden viajar tanto en la cabina con los pasajeros, como en la bodega del avión, siempre y cuando tengan un tamaño determinado y lo hagan en sus respectivas jaulas. Para que el animal pueda disfrutar el viaje al lado de su dueño, debe pesar como máximo 8 kg, incluyendo el peso del contenedor. Para viajar en la bodega, no debe superar los 50 kg, incluyendo el contenedor.
Para poder viajar con ellos, es necesario contar con el Certificado Veterinario Internacional, otorgado por Senasa, como también con el certificado de buena salud firmado por un veterinario matriculado. Es fundamental, a su vez, estar al tanto de los permisos y documentos requeridos en el país de destino y/o tránsito. Por otro lado, todas las mascotas en la cabina deben ser transportadas en un contenedor de 23x40x55cm y todos los animales que viajen en la bodega deben ser transportados en uno de 100x80x85cm. El mismo debe ser resistente, ventilado, con un fondo impermeable y de la talla acorde del animal, para que ésta tenga un viaje placentero.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico