Un antibiótico mata bacterias sin que desarrollen resistencia

Estafilococo es una de las bacterias en las que se probó el antibiótico. El compuesto es efectivo frente a los patógenos que desarrollaron resistencia a otros medicamentos, señalaron los científicos.

Un grupo de investigadores desarrolló un nuevo medicamente que destruye las bacterias sin que éstas desarrollen resistencia al mismo.

Científicos de diversas instituciones universitarias alemanas y de Estados Unidos bautizaron al nuevo antibiótico como “Teixobactin”, un producto al que bacterias como los estafilococos o las de la tuberculosis no generan resistencia.

Según los expertos que participaron en la investigación, coordinados por el profesor de la universidad Northeastern de Boston (EEUU) Kim Lewis, las propiedades de este compuesto abren el camino para desarrollar nuevos antibióticos que eviten la resistencia, ya que este problema “está provocando una crisis en los sistemas sanitarios públicos”.

En relación al hallazgo de su equipo, Lewis explicó que probaron el compuesto en varios animales infectados y obtuvieron resultados esperanzadores.

“Este descubrimiento es una fuente prometedora para desarrollar antibióticos en el futuro y una oportunidad para relanzar la investigación en este campo”, subrayó Lewis.

Respecto a si es posible que los patógenos muestren oposición al antibiótico en el futuro, los científicos reconocen en su artículo que es “difícil” de predecir, pero que, en caso de ocurrir, podría tardar varias décadas en aparecer.

La motivación de la investigación es la rápida resistencia que han desarrollado los patógenos para hacer frente a los fármacos.

Esta resistencia es más veloz que la introducción de nuevos antibióticos en el proceso clínico, lo que ha provocado una situación de crisis en los sistemas de salud públicos mundiales, aseguran.

“Teixobactin” mata a las bacterias al destruir las paredes de sus células, un método similar al que ya utilizaba la vancomicina, descubierta en la década de los 50 y contra la que los patógenos no fueron capaces de desarrollar resistencia hasta después de 30 años.

El nuevo antibiótico tiene estos efectos positivos frente a las bacterias debido a que combina varios objetivos, por lo que los científicos consideran que la resistencia de los patógenos podría tardar en aparecer más que en el caso de la vancomicina.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico