Un bebé volvió a escuchar gracias al primer implante coclear en San Luis

Joaquín tuvo meningitis bacteriana a los dos meses de edad y aunque se había recuperado de la infección fue su mamá quien detectó que “algo andaba mal”. Desde 2010 se colocaron en nuestro país 116 implantes cocleares a 96 niños y se entregaron 590 audífonos a 295 chicos.

En el marco del Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, un bebé de apenas siete meses volvió a escuchar y procesar sonidos luego de que le encendieran el doble implante coclear simultáneo al que fue sometido exitosamente a principios de diciembre en el Hospital de San Luis, en la primera intervención de esa índole efectuada en la provincia puntana.

El procedimiento de encendido tuvo lugar en dependencias del Programa de Detección Universal de Hipoacusias de dicho establecimiento público.

El pequeño Joaquín, nacido en Merlo, reaccionó favorablemente al encendido de sus implantes y a la primera calibración en medio de una emotiva reacción de los padres del pequeño. Ahora se iniciará el proceso de estimulación y habilitación del lenguaje a cargo de fonoaudiólogas especializadas en rehabilitación, precisó la coordinadora del referido Programa Nacional, Margarita Acosta.

“Joaquín ya escucha. El encendido funcionó muy bien y todos los electrodos están funcionando”, sostuvo la funcionaria que asistió al procedimiento efectuado en el nosocomio junto a la coordinadora de Políticas Sanitarias del Ministerio de Salud provincial, Claudia Spagnuolo y a la coordinadora de este Programa Nacional en San Luis, Cristina Espejo.

“Fue muy emotivo. Cuando el nene empezó a escuchar el padre preguntó si estaba escuchando, y cuando le dijeron que sí, se puso a llorar”, explicó uno de los responsables que asistió a la práctica médica junto al cirujano Sebastián Picciafuocco y los directores administrativo y médico del nosocomio, Karime Raed y Sergio Allende.

SUS PRIMEROS MESES

Joaquín tuvo meningitis a los dos meses de edad y estuvo grave. Su vida corrió peligro, pero finalmente se recuperó de la severa infección que padeció por meningitis bacteriana. Sin embargo, fue su mamá quien intuyó que “algo andaba mal” porque el pequeño no respondía con sonrisas a su voz, como hacía antes, excepto cuando la veía de frente. “Mi hijo no escucha”, fueron las palabras con las que su mamá acudió a los médicos del Hospital de San Luis.

Allí, el equipo de detección temprana confirmó el diagnóstico de hipoacusia profunda e inmediatamente contactó al Programa Nacional.

El Ministerio de Salud de la Nación envió entonces dos implantes cocleares. Joaquín era el primer bebé que requería una intervención de esta naturaleza antes del primer año de vida para evitar la osificación total de sus cócleas. El bebé fue operado por Picciafuocco y por Fernando Romero Orellano, jefe, éste último, del Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia de Córdoba.

El estado de salud de Joaquín, que presentaba sordera profunda post meningitis bacteriana, exigía una respuesta prácticamente inmediata, pues aún habiéndolo intervenido cuatro meses después de esa infección, ya tenía un inicio de osificación en una de sus cócleas.

Así, el 1 de diciembre se convirtió en el niño más pequeño en recibir un doble implante coclear simultáneo del Programa Nacional de Detección temprana de Hipoacusia, impulsado en 2010.

El procedimiento quirúrgico consiste en introducir un dispositivo electrónico en el oído interno que estimula el nervio auditivo y se activa a través de un aparato colocado fuera del oído.

Ahora, una vez encendidos y calibrados los implantes, Joaquín entrará en un plan de rehabilitación junto a sus padres para estimular sus vías auditivas que le facilitarán el aprendizaje del lenguaje.

La hipoacusia, que implica la pérdida parcial o total de la audición, afecta en Argentina a entre 700 y 2.100 niños al año. La detección de esta afección desde el primer mes de vida es de gran importancia para su desarrollo futuro, su inserción social y laboral. Con el implante coclear, los niños hipoacúsicos pueden oír, incorporar el lenguaje, aprender a leer y a escribir. Esto les garantiza la misma oportunidad de incorporación al mundo escolar y laboral en sus años venideros.

EL PROGRAMA

El Programa Nacional de Detección Temprana de la Hipoacusia fomenta el diagnóstico de esta enfermedad durante el primer año de vida y garantiza la entrega de manera gratuita del primer par de audífonos e implantes cocleares a los niños con signos de disminución auditiva que no posean ningún tipo de cobertura social.

Desde su creación se colocaron 116 implantes cocleares a 96 niños (algunos requieren de más de uno); se entregaron 590 audífonos a 295 chicos y 50 equipos de potenciales evocados auditivos a hospitales para hacer el estudio que permite hacer el diagnóstico de la hipoacusia.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico