Un comisario y el empleador del taxista desmintieron a Lagleyze

Martín Díaz salió al cruce del sindicalista para afirmar que su empleado sí está registrado y que por lo tanto cuenta con obra social y seguro. En tanto, el comisario Alejandro Pulley, sostuvo que el ataque no se produjo mientras el chofer estaba trabajando, sino que resultó agredido en un incidente que se produjo a pocas cuadras de un local nocturno al que había concurrido.

Después de que el secretario general del Sindicato de Peones de Taxi de Chubut, Alberto Lagleyze, denunciara que Juan Silvestre -el chofer que se debate entre la vida y la muerte tras ser agredido en la madrugada del lunes- no contaba con obra social ni seguro, salieron al cruce de sus declaraciones el jefe de la Seccional Primera, el comisario Alejandro Pulley, y el dueño de la licencia del coche que conducía, Martín Díaz.
A partir de la investigación policial, Pulley desmintió lo que había dicho el gremialista: que el taxista se encontraba de servicio esa madrugada del lunes cuando fue atacado en la zona céntrica.
El jefe de la Seccional Primera señaló que Silvestre había salido de un local nocturno de la zona céntrica junto a unos amigos cuando se cruzaron con dos individuos, presuntamente de nacionalidad dominicana, con quienes se trenzaron en una discusión. La víctima habría recibido un golpe de puño que lo derribó y al caer golpeó su cabeza contra el piso, sufriendo traumatismo de cráneo.
Como consecuencia de la agresión, el taxista de 39 años permanece en una sala de terapia intensiva del Hospital Regional en coma farmacológico inducido, por lo que su salud está muy comprometida.
Pulley salió a cuestionar así la versión del incidente que hizo pública Lagleyze, quien afirmó que el hombre había sido golpeado en un presunto asalto, cuando estaba en horario de trabajo y que le habían asestado un culatazo.
“En la causa no figura revólver sino elemento contundente, habla de pelea a trompada y patadas”, indicó el comisario en Radio del Mar. “Las circunstancias cambian y el hecho de inseguridad cambia, peleas en salidas nocturnas tenemos diez por noche, esta fue una de ellas, asaltos a taxistas no tenemos 10 por noche”, comparó.

EMPLEADO REGISTRADO
En tanto, Martín Díaz, titular de la licencia del taxi que conduce Silvestre, desmintió las declaraciones del sindicalista, quien había denunciado que el chofer se encontraba trabajando en negro.
El empleador aseguró que Silvestre trabaja en relación de dependencia, “tiene su obra social, ART y seguro”.
El dueño del vehículo arremetió: “Lagleyze  actuó de mala fe  porque tenía conocimiento de cómo fueron los hechos, se había acercado el día lunes a verlo”.
A la vez, Alejandro Bustamante, presidente de TAXA –una agrupación de propietarios de taxis- repudio los dichos del gremialista por “aprovecharse” de un grave incidente para tratar de generar algún tipo de movilización por parte de los choferes de taxi.
“No sabemos qué representatividad puede tener dentro de los conductores de taxis, hay mucha malicia, induce a que los propias taxistas se manifiesten, o quieran cortar la ruta o perjudicar a la comunidad, quería incendiar la ciudad para generar un problema más”, sentenció Bustamante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico