Un espacio para la cultura y la educación

Bajo el lema "Libros para despertar", a media tarde de ayer tuvo lugar en el gimnasio Enrique Mosconi de Caleta Olivia la apertura de la 30ª Feria del Libro organizada por la Municipalidad. Se extenderá hasta el domingo con entrada libre y gratuita.

Caleta Olivia (agencia)

La ceremonia de apertura fue presidida por la secretaria de Cultura, Deportes, Turismo y Juventud, Claudia Rearte, contándose también con la presencia de otros integrantes del gabinete municipal; el diputado por pueblo, Sergio Bucci; la coordinadora pedagógica del encuentro, Marisol Godoy; la directora Regional Zona Norte de Escuelas Provinciales, Patricia Quiroga; y la presidente de la Asociación de Escritores de Santa Cruz que arribó desde Río Gallegos, Luisa Zerbo.

En principio se entonaron las estrofas del Himno Nacional con la asistencia de numerosos abanderados y escoltas de escuelas secundarias y posteriormente se escuchó una oración litúrgica pronunciada por el párroco Raúl Domínguez, quien además bendijo la muestra, tras lo cual se realizó el tradicional corte de cintas.

En esta feria, a la cual se le otorgó principalmente un sentido educativo, no solo se exponen obras de varias editoriales regionales y de otros puntos del país, sino que además incluye disertaciones de escritores, stand de instituciones vinculadas a medio ambiente, salud y empleo, obras de teatro y talleres culturales para niños, jóvenes y adultos.

PUNTO DE ENCUENTRO

Las palabras alusivas estuvieron a cargo de Claudia Rearte, quien destacó que “este es un nuevo encuentro que se concreta con el impulso de quienes creemos que la cultura, el saber, el conocimiento, la curiosidad por lo novedoso y lo creativo, deben tener un espacio que persista en el tiempo”. Citó además que “en estas épocas, en las que el mundo editorial y las formas de consumo de los libros se transforman, esta feria debe ser valorada como integradora de un todo; no solo como la oportunidad de adquirir ejemplares bibliográficos, sino también como un punto de encuentro donde se traspasen los límites de la industria y el comercio, de un libro para constituirse en un espacio de hábito de la lectura”.

Más adelante puso de relieve que en un libro “encontraremos sabiduría, las ilusiones de un poeta, el alma de un autor que dejó plasmada su historia y un amigo que nos instruye, que nos despierta el asombro, el interés y las ansias de estar junto al conocimiento y la cultura”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico