Un joven de 17 años se cayó del Balcón del Paraíso

Ayer por la tarde, en la zona conocida como Balcón del Paraíso, un chico se cayó por la ladera del cerro, sufriendo fractura de clavícula y en un brazo. La caída se produjo desde unos diez metros de altura y pudo haber sido de mayor gravedad teniendo en cuenta esa distancia. El accidente motivó el desplazamiento de una unidad de rescate de Bomberos Voluntarios para prestar auxilio.

Al parecer, el joven de 17 años estaba en el sitio buscando a su perro en la zona alta del barrio Pietrobelli, en el sector conocido como Balcón del Paraíso. Allí, la zona es peligrosa y muchas casas se levantan a pocos metros del barranco.
Esa era la zona donde el chico se desplazaba, buscando a su perro; y aparentemente, resbaló y cayó por el desfiladero.
La caída del joven fue alertada a las 14:39, y para el rescate se movilizaron efectivos de la Seccional Primera, Defensa Civil y el móvil 31 del destacamento central de Bomberos Voluntarios.
El muchacho que cayó fue identificado como Jonathan Correa, quien como producto de la caída sufrió fractura de clavícula y rotura en su brazo izquierdo. Desde la policía aseguraron que el muchacho cayó unos 10 metros, quedando en la mitad del barranco.
En el sector fue necesario realizar un importante despliegue para poder rescatarlo. Para ello, fueron los bomberos quienes llevaron adelante la maniobra, utilizando sogas desde el sector alto de la ladera, para el descenso de los rescatistas.
La misión fue hacer llegar una camilla hasta el sector donde se hallaba el chico.
Posteriormente, el oficial bombero Alfredo Pérez brindó a Diario Patagónico detalles de la maniobra. «Nos informó un vecino, e inmediatamente se llamó al personal de rescate en altura».
En la maniobra intervino todo el personal del Destacamento Central de bomberos. «Salimos hacia la zona alta porque era más fácil bajar que subir».
Pérez relató que el primero en descender, mediante sogas y arneses, fue el bombero Leonardo Diz, a quien le siguió el bombero Benítez.
Cuando llegaron hasta el joven accidentado, lo hallaron consciente, con golpes diversos, pero bien para una caída que podría haber sido más grave.
«Prepararlo para el descenso demoró unos minutos, pero los bomberos actuaron rápido. Lo bajaron entre cuatro voluntarios hasta la ambulancia, que estaba a unos 100 metros», detalló el oficial Pérez.
Una vez que los rescatistas lograron alcanzar al muchacho, lo subieron a la camilla y lo sacaron, a pie, por el sector denominado Rincón del Diablo.
La ambulancia lo trasladó hasta el Hospital Regional, donde quedó internado debido a las fuertes lesiones que recibió por la caída.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico