Un matrimonio se defendió del ataque de dos asaltantes a golpes y con cuchillo

Dos integrantes de familias conflictivas que tienen a mal traer a los vecinos de los barrios Máximo Abásolo y San Martín concurrieron armados a la casa de un matrimonio para exigirles dinero. El jefe de familia los sacó a empujones de la propiedad pero los sujetos arremetieron a tiros contra las ventanas de la vivienda y lograron herirlo en un brazo. A pesar de ello el hombre se trenzó en lucha con los delincuentes y en su defensa salió la esposa con un filoso cuchillo.

Una certera puñalada que ingresó por la espalda terminó perforándole el pulmón a uno de los delincuentes que terminó hospitalizado y ayer se encontraba en grave estado tras ser sometido a una intervención quirúrgica. Se trata de un joven que fue identificado con el apellido Sanzana.
El, con otro compinche que terminó fugándose pero que la policía tiene identificado, concurrió armado con una pistola calibre 22 y otra idéntica, pero con marca y numeración limada, llevaba su cómplice.

ATAQUE Y RESISTENCIA
Poco después de las 18 del domingo los dos se dirigieron a la casa del matrimonio Zambrano Cires, ubicada en el pasaje 19 de Enero al 3.800 del barrio San Martín.
Como si fueran los dueños de la zona y con el poder que les otorgaban las armas, entraron de forma violenta a la vivienda ordenándole al matrimonio que les diera dinero, pero en vez de atemorizar al jefe de familia con la actitud que tuvieron, lograron todo lo contrario.
El hombre se puso a la defensiva y reaccionó de una manera inesperada: los sacó a los empujones para afuera en medio de insultos y un ataque de ira provocado por el hartazgo de tantos atropellos.
Desconcertados, los delincuentes terminaron descargándole los tambores de sus revólveres contra la casa, dañando la puerta y los vidrios de la ventana.
Uno de los proyectiles terminó pegándole en el hombre de uno de sus brazos y a pesar de ello salió malherido al patio y se trenzó en lucha con los dos cobardes.
Ni sumando la edad de ambos podían acercarse a los 51 años de su oponente, a quien no le importó esa diferencia ni mucho menos que estuvieran armados.

EN DEFENSA PROPIA
La pelea en condiciones desi-guales fue en el patio y en defensa de su marido salió la mujer con un filoso cuchillo. No se iba a quedar esperando el auxilio después de todo lo que había hecho su esposo para resitirse al robo y mucho menos permitiría que los delincuentes lo maten a golpes.
Con la fuerza justa para provocar una herida y no la muerte instantánea, la mujer empujó su cuchillo hasta perforarle el pulmón a uno de ellos.
Ante ese cuadro, el otro delincuente optó por darse a la fuga, dejando a su compañero y las dos armas utilizadas en el lugar.
En el hecho tomó intervención la policía de la Seccional Cuarta, cuyos efectivos convocaron la ambulancia para trasladar a los heridos.
A todo esto se confirmó que la herida que le provocó el balazo a Zambrano fue leve, en tanto que Sanzana debió ser sometido a una intervención quirúrgica y ayer continuaba internado en estado grave.
Además, la mujer quedó imputada en la causa por lesiones graves y está libre.
En el marco de la investigación que lleva adelante el Ministerio Fiscal se aguardaba una orden de detención para el prófugo que ya está identificado.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico