Un “río de caucho” crece sin control en la Zona Norte

El cementerio de cubiertas tiene cuatro metros de ancho, 1.500 de largo y unos cinco de profundidad y está ubicado en un sector de Kilómetro 11.

En la lírica popular, todos los caminos conducen a Roma. En Zona Norte, todos los caminos conducen a un basural: el punto crítico tiene acceso desde zona de chacras de Km 17, desde Astra y Km 11.

Detrás del Cuartel Chacabuco, y prácticamente a campo traviesa -aunque accesible para vehículos particulares, e incluso grandes rodados- crece un río negro de caucho, caudaloso, casi a escala industrial. Lo que originalmente era un canal rectificado hoy es un cementerio de cubiertas, con cuatro metros de ancho, y unos cinco de profundidad, que corre meandroso por cerca de 1.500 metros en toda la zona alojando un número exorbitante, cuyo crecimiento es impensable aún en una ciudad con un parque automotor como el de Comodoro Rivadavia.

El crítico panorama no concluye con esa foto negra: el río seco es bordeado por múltiples focos de basurales clandestinos, en los que cualquier día de semana puede verse gente alimentando el foco y otros intentando subsistir de lo que pueda reciclarse: nylon, escombros, chapas, restos de automóviles.

La imagen es otra prueba más del colapso en términos ambientales en esa zona, donde los basurales conviven con efluentes cloacales que escurren hasta el Kilómetro 8 con sus olores nauseabundos y focos infecciosos.

La ciudad está a punto de licitar un nuevo servicio de higiene urbana, y la proa discursiva está puesta en el cierre del basural a cielo abierto, el habilitado, el conocido. Para él hay una partida de 10 millones de pesos en el Presupuesto 2015, que señalan servirá para comenzar el saneamiento, sólo parte de un extenso y oneroso trabajo.

No se especifica sin embargo cuál será la política para los otros basurales, esos que proliferan en las espaldas de una ciudad centralizada, pero de frente a los barrios que crecen, entre cúmulos de basura y un sector costero también colapsado por aguas servidas. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico