Un safari terrestre para el avistaje de diferentes especies protegidas

El parque educativo Mundo Marino permite apreciar aves, ñandúes, monos caí, llamas, carpinchos, flamencos, y ciervos, entre otras especies en un espacio de 25 hectáreas. Se busca sensibilizar al público con una de las principales problemáticas ambientales: la contaminación, especialmente la basura.

El parque educativo Mundo Marino, ubicado en la localidad de San Clemente del Tuyú del Partido de la Costa, ofrece la posibilidad de realizar un safari terrestre en vehículos especiales en un espacio de 25 hectáreas donde conviven diversas especies con algún grado de vulnerabilidad.

Acompañados por un guía, los visitantes realizan avistajes de aves, ñandúes, monos caí, llamas, carpinchos, flamencos, y ciervos, entre otras especies.

Asimismo, en distintas épocas del año, aves de la zona o migratorias eligen habitar ese predio que posee lagunas y arboleda, para alimentarse, descansar o reproducirse.

“El parque educativo Mundo Marino ofrece una propuesta para que las familias que visiten el Partido de la Costa en vacaciones tengan una opción de paseo al aire libre para divertirse aprendiendo y contribuyendo a la conservación de la fauna silvestre y del medio ambiente.”, destacaron desde la oficina de prensa del lugar.

Además, hay ofertas que incluyen alojamiento, traslado e ingreso a Termas Marinas Park.

Otra de las propuestas para este invierno es el Refugio del Mar, donde pueden verse delfines “nariz de botella” y una orca rescatada.

Los visitantes pueden aprender sobre las características de estas especies de cetáceos, sus comportamientos naturales, y la grave problemática de la desaparición en las últimas décadas de manadas de delfines nariz de botella que antes era común verse en la costa bonaerense.

También la denominada Escuela Eco-Lógica, una presentación que busca sensibilizar al público con una de las principales problemáticas ambientales: la contaminación, especialmente la basura.

Para ello, se recrea una escuela “eco-lógica” en la que lobos marinos y sus cuidadores comparten “clases” y aprenden de manera entretenida cómo proteger a nuestro planeta.

Todas estas actividades forman parte de una propuesta integral diseñada y desarrollada por biólogos, veterinarios y expertos en educación ambiental.

Para las familias que desean vivir esa experiencia educativa en las vacaciones de invierno, comprando la entrada a través de la página web de Mundo Marino obtendrán 15% de descuento.

El costo de la entrada, si se compra de modo online, tiene un valor de 671 pesos para mayores de 11 años y de 578 pesos para menores de entre 3 a 10 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico