Un técnico ganador que empezó mostrando pergaminos en la CAI

Diego Cocca dirigió por primera vez en la B Nacional, donde casi lleva al “Azzurro” a la liguilla por el ascenso en la temporada 2007-2008. Tras conducir a otros clubes de Argentina y trabajar en México, este año ascendió con Defensa y Justicia y, en su mayor desafío, llevó al título a la “Academia” después de 13 años.

En siete años como entrenador, Diego Martín Cocca se transformó en uno de los técnicos más exitosos de la actualidad. Sólo en 2014, le dio el ascenso a Defensa y Justicia a Primera división y llevó a Racing Club a ganar el título después de 13 años.

Luego de retirarse como futbolista en Argentinos Juniors en 2006, el ex defensor dio sus primeros pasos como DT en la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia, donde ya empezó a mostrar sus dotes de gran entrenador, parte de una joven camada de técnicos de bajo perfil y apegados al trabajo a conciencia.

Cocca debutó como entrenador en la CAI el 20 de octubre de 2007, en reemplazo de Jorge Montesino, quien estaba como interino y hoy es su ayudante de campo.

Su prueba de fuego fue en Córdoba, donde el conjunto comodorense derrotó 3-1 a Instituto en la 11ª fecha de la B Nacional.

Con el “Azzurro” vivió más alegrías que tristezas en la temporada 2007-2008, ya que su equipo estuvo a punto de clasificar a la liguilla por el ascenso a Primera A, pero se fue en la 36ª fecha pese a los buenos resultados, y Montesino pasó a ser nuevamente técnico interino.

La CAI fue su trampolín a la elite del fútbol argentino, donde arrancó dirigiendo a Godoy Cruz. Cocca le permitió al “Tomba” afianzarse en Primera con una aceptable campaña en el Clausura, pero en el Apertura dejó su cargo en la fecha 12 tras caer ente Vélez Sarsfield.

Luego se fue a Gimnasia y Esgrima La Plata y lo salvó del descenso en la promoción, aunque los malos resultados forzaron su partida del “Lobo” en setiembre de 2010.

Al año siguiente emigró a México, donde dirigió a Santos Laguna. Su experiencia en el club azteca no fue la mejor, y esa misma temporada se volvió a Argentina para ponerse el buzo de DT de Huracán de Parque de los Patricios en la B Nacional, otro mal paso para Cocca en un club desesperado por ascender.

Pero esa frase tan trillada como cierta que reza “el fútbol siempre da revancha”, se puede aplicar perfectamente a lo que vive hoy este entrenador.

En junio de 2013 asumió en Defensa y Justicia, al mando de un plantel renovado, sin presiones por mantener la categoría, lo que le permitió plasmar su idea de juego y llevar al club a la categoría mayor del fútbol argentino el 14 de mayo de 2014, por primera vez en la historia de la institución de Florencio Varela, y de manera anticipada.

Finalmente llegaría su gran desafío: dirigir a uno de los cinco grandes de Argentina. El 10 de junio de este año asumió en Racing Club, que venía de realizar la peor campaña de su historia y con su DT símbolo, Reinaldo Merlo.

Cocca llegó en un complicado momento de la “Academia”, y tuvo la difícil tarea de renovar todo un plantel. La gran cantidad de lesiones, las expulsiones y las presiones políticas, pusieron al técnico en la cuerda floja.

Sin embargo, el DT fue respaldado por el presidente “académico” Víctor Blanco y el equipo logró asentarse con el correr de las fechas, hasta convertirse en serio candidato al título sobre la base de la propuesta del DT, la jerarquía de Diego Milito y los goles de Gustavo Bou, que llegó libre al club y sin cargo para Racing, pero fue el eje de las críticas a Cocca.

Siempre con bajo perfil, Diego Cocca aguantó presiones, trabajó en silencio y mantuvo esa convicción con la que contagió a todo un plantel, y que lo llevó a quedar en la historia grande de Racing Club de Avellaneda.

Fuente: Lorenzo Martins

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico