Una búsqueda internacional que tuvo a Comodoro como base central de operaciones

Durante el primer mes que siguió a la desaparición del ARA San Juan, una decena de países prestaron buques y aviones en las operaciones de búsqueda que tuvieron como base de operaciones al puerto y al aeropuerto de Comodoro Rivadavia. En un momento dado, hasta 27 barcos rastrillaron en forma simultánea las zonas posibles, ubicadas en la ruta que une Ushuaia, el puerto de partida del submarino, con su destino en Mar del Plata. Pero ni siquiera los equipos más modernos de Estados Unidos y Rusia pudieron dar con el casco del sumergible.

Al momento de su desaparición, el submarino ARA San Juan navegaba en medio de un fuerte temporal, mientras realizaba una patrulla de mar para tratar de identificar buques que pescaran ilegalmente dentro del espacio marítimo argentino.

El ARA San Juan se comunicó por última vez con su base de operaciones en Mar del Plata durante la mañana del 15 de noviembre de 2017. Su capitán informó entonces que una entrada de agua había producido un cortocircuito en uno de los bancos de baterías, lo que derivó en un principio de incendio.

A partir de la pérdida de contacto, se puso en marcha un operativo de búsqueda y rescate que contó inicialmente con 15 unidades de superficie y medios aeronavales como los aviones B-200, Turbo Tracker, y helicópteros Fennec de la Armada Argentina.

Brindaron además su apoyo rápidamente la Fuerza Aérea, Ejército y las Fuerzas de Seguridad Nacional, y también fuerzas extranjeras de países como Brasil, Chile, Estados Unidos, Federación Rusa y Reino Unido, entre otros.

Ocho días después de la desaparición del San Juan, el jueves 23 de noviembre, el entonces vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi, informó que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO) había reportado desde su sede en Austria una “anomalía hidroacústica” compatible con una explosión en la zona de búsqueda.

La información produjo un fuerte impacto en los familiares de los marinos, que desde hacía días aguardaban novedades en la Base Naval de Mar del Plata, puerto natural del San Juan.

Las operaciones de búsqueda continuaron, y durante 120 días permitieron la inspección de 78 contactos en el lecho marino, que finalmente fueron descartados.

En estas operaciones participaron alrededor de 4.000 hombres, 28 buques, 9 aeronaves y 18 países con diferentes apoyos, según información brindada por la Armada.

El último buque extranjero en abandonar el área de búsqueda fue el ruso Yantar, que investigó 17 puntos posibles zona durante casi cinco meses, hasta el 2 de abril último.

A partir de la partida del Yantar, el Ministerio de Defensa instruyó a la Armada a que arbitrara las medidas necesarias para la contratación urgente de los servicios de “búsqueda submarina a fin de localizar e identificar al Submarino ARA San Juan, en línea con un reclamo sostenido por los familiares.

La tarea fue asignada finalmente a “Ocean Infinity”, una de las nueve firmas que ofrecieron sus servicios, bajo la modalidad “pago contra resultado”: los pliegos de la contratación establecían que cobraría US$7,5 millones solo en caso de encontrar el buque desaparecido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico