Una ciudad intelectual que recibe a millones de turistas

El nombre de Atenas proviene de Atenea, la diosa de la sabiduría, quien, según la leyenda, consiguió la ciudad tras la disputa con Poseidón. La victoria de ella quedó representada en la construcción de un templo en la Acrópolis.
Como ciudad-estado, la capital costera de Atenas llegó a su pleno apogeo durante el siglo V a.d.C. Durante el mandato de Pericles (desde el 461 a.d.C. hasta su muerte en el 429 a.d.C.), hubo un gran auge en el sector de la construcción, representado en muchos de los grandes edificios clásicos (el Partenón, el Erecteón, el templo de Hefesto y el de Sounion) que ahora se consideran símbolos de la Grecia Antigua.
El éxito de la ciudad fue a la par de los logros de las artes intelectuales. Cuando nació la democracia, el teatro floreció y Sócrates creó las bases de la filosofía de Occidente.
Extraordinariamente, a pesar de que el legado cultural de este período ha influido continuamente a las civilizaciones de Occidente, la época clásica de Atenas duró tan sólo cinco décadas. Bajo el dominio de los macedonios y romanos, la ciudad retuvo una posición cultural y política privilegiada, a pesar de estar en segundo plano dentro del Imperio.
El nacimiento del Cristianismo marcó un largo período de ocupación y declive, culminando en 1456 y con cuatro siglos de dominio turco, que dejaron una marca cultural indeleble en la ciudad. A finales del siglo XVIII, Atenas sufrió el saqueo de gran parte de su pasado clásico, cayendo en las manos de coleccionistas adinerados.
La Atenas moderna nació en 1834, cuando la ciudad se restauró como la capital de una Grecia nueva e independiente. Los refugiados griegos llenaron la ciudad al finalizar la guerra entre Grecia y Turquía, haciendo así que subiera la tasa de población.
Tras la Segunda Guerra Mundial, la gran inversión americana resultó en una expansión y un programa de industrialización masivos.  En la actualidad la ciudad recibe cada año a más de tres millones de visitantes.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico