Una escuela de Madryn contrataba los servicios de transporte estudiantil

En la continuidad del juicio oral y público por presuntos sobreprecios en la contratación de transportes estudiantiles en el que se encuentran imputados el exministro de Educación, Rubén Zárate, y tres personas más, ayer dos testigos destacaron el desvío de fondos que se hacía desde la administración del Gobierno de Martín Buzzi a una escuela de Puerto Madryn para que ésta contratara de manera directa el servicio del que se sospecha se abonaron cifras por encima de las existentes en el mercado.

Se trata de la escuela 703 de Puerto Madryn donde Marcelo Gallichio –otro de los imputados- “era docente de enseñanza práctica con dos cargos, además de las 20 horas prácticas que tenía”, tal como lo dijo en la audiencia de ayer el testigo Pablo Casutti, quien reemplazó a Gallichio en el área de educación técnica del Ministerio de Educación, y junto al exministro Fernando Menchi promovieron la investigación de las presuntas irregularidades por la que se juzga a Rubén Zárate; Sergio Combina; Gladys Harris y el citado Gallichio.

En este hecho el principal imputado es Gallichio, ya que se encuentra involucrado en los cuatro delitos que se investigan. Entre otros depósitos, a esa escuela el Ministerio de Educación giró 700.000 pesos para la contratación del transporte de una treintena de alumnos y docentes.

“Es mucho dinero para que una escuela realice un contrato directo. Va en contra de las reglamentaciones provinciales y además fue observado por el Tribunal de Cuentas y la Contaduría General de la provincia. Esa escuela de Madryn realizaba la contratación a nombre de otras escuelas que también tenían que viajar. Toda esa tarea debió hacerla el Ministerio de Educación y no una escuela, que además era siempre la misma”, dijo Casutti.

En procura de dar detalles de las irregularidades que motivaron la denuncia y la actuación de la Justcia, el testigo agregó que “además lo demuestran las fechas de las notas que indican que el expediente de pago de la contratación directa se hacía después del viaje. Era siempre a una misma empresa: “Roble Tours” de Puerto Madryn. Cuando el señor José Luis Robles fue a reclamar por el pago, le dijimos que no se lo podíamos abonar porque existía una observación del Ministerio de Educación de Nación que había enviado el dinero para ese destino específico”.

EDUCACION AFECTADA

Agregó el testigo que esas “irregularidades, el desorden y la falta de rendición de los fondos”, afectaban el envío de más fondos rotativos. “Para seguir recibiendo dinero había que rendir los anteriores. Y como no se habían aprobado las rendiciones por las irregularidades detectadas, no enviaban más fondos. Como era un fondo limitado, cuando uno paga de más es plata que no va para otro proyecto; entonces se afectan los alumnos y los establecimientos educativos”, indicó.

De manera similar había declarado el lunes el ex ministro Menchi. Dijo que a poco de asumir “me llamó la atención que las contrataciones por montos tan importantes se realicen de manera directa”. Agregó que del análisis de los expedientes que habían sido rechazados por el Ministerio nacional que enviaba los fondos, “también me llamó la atención que los fondos se derivaban desde el Ministerio de Educación siempre a una misma escuela, la 703 de Puerto Madryn. Por ejemplo administró un viaje a Río Gallegos y ni siquiera viajaron sus alumnos”.

El trabajo de investigación por parte del Ministerio Público Fiscal de Rawson estuvo a cargo de la fiscal general Griselda Encina, que dividió la investigación en cuatro hechos que se convirtieron en la base de la acusación. El fiscal general Osvaldo Heiber representa en el juicio al Ministerio Público Fiscal y los abogados Martín Castro y Rodrigo Miquelarena a la Fiscalía del Estado del Chubut en carácter de querellantes.

Los defensores Omar López y Damián D’Antonio asisten a Marcelo Gallichio, Gladys Harrys y Rubén Zárate. Por su parte el defensor particular Sergio Miranda defiende a Sergio Combina. Gallichio, Harrys, Zárate y Combina están imputados del delito de “administración infiel en perjuicio del erario público” en carácter de “coautores”.

Gallichio en los cuatro hechos que se describen en la acusación; Zárate en el primero y el segundo y Combina y Harrys en los hechos identificados con los números 3 y 4.

La audiencia proseguirá hoy con la presencia de más testigos de las partes y está previsto además tomar testimonios por el sistema de video conferencia a testigos que se encuentran en la Capital Federal, Esquel y Comodoro Rivadavia. El tribunal de enjuiciamiento está integrado por los jueces Mirta Moreno, Fabio Monti y Sergio Piñeda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico