Una futbolista neuquina fue condenada por tráfico de éxtasis

La joven fue detenida en Allen. Se arrepintió y fue favorecida con pena en suspenso en la causa por narcotráfico.

Una joven mujer oriunda de Neuquén capital aceptó su culpa en una causa por narcotráfico y recibió una condena de tres años de cárcel en suspenso. La acusada había sido detenida por personal de Gendarmería en un control realizado en Allen, donde fueron secuestradas casi 2 mil pastillas de éxtasis y 2500 troqueles de LSD (ácido lisérgico). Ante el juez, la imputada dijo que fue traicionada por un amigo y que desconocía la enorme cantidad de droga que le iban a entregar en el porteño barrio de Flores.

De acuerdo con fuentes allegadas a la causa, la mujer, de 25 años y que forma parte de un equipo femenino de la Liga de Fútbol de Neuquén, cayó presa a principios del año pasado durante un procedimiento llevado a cabo por el Escuadrón Núcleo Comahue de Gendarmería Nacional, en la Ruta 22, a la altura de Allen.

En ese lugar, detuvieron la marcha de un micro de larga distancia que cubría el trayecto Buenos Aires-Neuquén y avanzaron con la inspección de los equipajes. Una vez más, los canes detectores de drogas fueron fundamentales para señalar una mochila de color rosa que era propiedad de una joven.

A la hora de revisar el contenido, los gendarmes encontraron una veintena de pequeñas bolsas con pastillas de color violeta y verde, que pesaron casi un kilo. En una billetera, dieron con unos 2500 troqueles de LSD.

El proceso en contra de la mujer siguió adelante y en los últimos días, llegó a juicio ante el Tribunal Oral Federal de Roca (TOF). Las partes intervinientes, fiscalía y defensa oficial llegaron a un acuerdo y se desarrolló un trámite abreviado, donde la acusada aceptó su responsabilidad en el hecho.

En tanto, precisaron las fuentes, la defensa hizo un importante descargo para que la joven sea beneficiada con una pena de tipo condicional apoyándose fundamentalmente en que está próxima a recibirse de maestra mayor de obras y, además, trabaja como emprendedora. Destacó que forma parte de un club neuquino y que entrena todas las semanas para disputar los partidos de fútbol.

Desde la fiscalía se consideraron válidos los argumentos de la defensa y se valoró que la acusada se mostraba arrepentida y que no tenía ningún tipo de antecedente.

De acuerdo con las fuentes, la futbolista había aceptado declarar en octubre, cuando confesó que no desconocía que traía drogas desde Buenos Aires pero nunca pensó que se trataba de tanta cantidad. "No me dijo la cantidad, los troqueles me los agregaron a lo último, fue de onda", reveló la acusada ante la justicia federal en su indagatoria. La joven dijo que era un favor que había realizado a un amigo de Fernández Oro y que, tras su detención, tenía mucho miedo.

Fuente: La Mañana de Neuquén

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico