Una joven se arrojó de un remis para evitar que el chofer continuara abusando de ella

La víctima de 23 años había tomado el vehículo de alquiler para dirigirse a su casa. Minutos antes de que se produjera el ataque sexual, la policía había identificado al vehículo y a su chofer en un retén con la pasajera a bordo. De acuerdo a la denuncia, el remisero cambió de recorrido y quería obligar a la joven a que tuviera sexo con él. La manoseó y en Yrigoyen y Constituyentes ella logró arrojarse del auto en movimiento. El sospechoso ya está identificado.

La Justicia de Comodoro Rivadavia investiga un caso de abuso sexual contra una joven de 23 años que ayer por la mañana regresaba a su domicilio a bordo de un remis. De acuerdo a la información oficial a la que accedió El Patagónico, poco antes de las 8 de ayer la víctima, acompañada de un amigo, subió al vehículo de alquiler.

El chofer, de alrededor de 50 años, se dirigió como primer destino hacia las 1008 Viviendas, donde descendió el joven. Antes de ingresar a ese complejo habitacional el coche fue parado en un control policial que el personal de la Seccional Quinta montó sobre las avenidas Kennedy y Roca. Fue para identificar a los ocupantes del remis como medida de seguridad.

Hay que recordar que durante la última semana los representantes de taxis y remises mantuvieron un encuentro de trabajo con todos los jefes policiales de esta ciudad para prevenir delitos, tal como solicitaron en reiteradas oportunidades.

En el retén el chofer y los pasajeros fueron debidamente individualizados. Después de que bajó del coche el amigo de la víctima, el remisero continuó con la segunda parte del recorrido que tenía como destino final el barrio Stella Maris, donde reside la joven.

De acuerdo a la denuncia efectuada ante la policía de la Seccional Tercera, el remisero cambió de recorrido y tomó por el sector que se encuentra detrás de las 1008 Viviendas. Allí comenzó a acosar a la joven con propuestas sexuales. Luego, continuó por la ruta Nacional 3 en sentido a Rada Tilly y según la denunciante comenzó a tocarla en sus partes íntimas insistiendo con tener sexo.

Desesperada, la víctima reaccionó arrojándose del auto en movimiento. La peligrosa decisión la tomó sobre Yrigoyen y Constituyentes. Sufrió raspones de menor consideración al golpearse contra el asfalto.

El remisero escapó, pero frente a la denuncia el oficial Rodrigo Benítez actuó con mucha premura para comunicarse con sus pares de la Seccional Quinta e identificar al remis controlado en el retén y de esa forma llegar hasta el depravado.

Si bien el remisero hasta anoche no había sido detenido, el Ministerio Público Fiscal instruyó una investigación por el delito de abuso sexual simple. La policía informó que la víctima se encuentra bien físicamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico