Una de las palas secuestradas en la casa de Bazán fue usada para sepultar a Anahí

Un pala secuestrada en la casa de Marcos Esteban Bazán, uno de los dos detenidos por el crimen de la adolescente Anahí Benítez, fue utilizada para cavar el pozo en el que el 4 de agosto hallaron enterrado a 20 centímetros de profundidad y a 231 metros del domicilio de dicho acusado el cadáver de la víctima, según confirmó un peritaje geológico, informaron ayer fuentes judiciales.

Por su parte, este imputado reiteró su inocencia al declarar ayer por la mañana ante el juez de la causa, Sebastián Monelos, quien el lunes resolverá si acepta el pedido de la fiscalía para procesarlo con prisión preventiva.
En esa misma audiencia, el abogado defensor, Lucio de la Rosa, sostuvo ante el magistrado que los mensajes hallados en el teléfono celular de Bazán (34) y tomados como indicios en su contra fueron "sacados de contexto".
En tanto, las fiscales de la causa, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, recibieron en las últimas horas los resultados de un peritaje geológico en el que se cotejaron los residuos térreos de dos palas con la tierra secuestradas en la casa de Bazán y los del pozo donde fue hallado el cadáver de la víctima, en la Reserva Natural Santa Catalina de Lomas de Zamora.
"Una de esas palas, la más larga y en punta, fue utilizada en el pozo. Se tomaron tres muestras: una de la tierra removida que había sobre el cadáver, otra del interior de la excavación y de abajo de donde estaba el cuerpo y los tres cotejos dieron positivo. La pala tenía adherida la misma tierra de ese sitio", explicó a Télam una fuente judicial.
En tanto, respecto a la otra pala, también se levantaron rastros de tierra pero se confirmó que esa tierra era de los terrenos linderos a la vivienda, donde Bazán tiene el criadero de hongos, dijo el vocero consultado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico