Una madre desesperada pide un tratamiento psiquiátrico para su hijo

Una madre desesperada busca por todos los medios conseguir que su hijo sea sometido a un efectivo tratamiento psiquiátrico. El joven tiene 20 años y un comportamiento por demás inestable que lo lleva a ejercer actos de suma violencia con su propia madre y su hermano adolescente. Por temor a sus amenazas, la mujer y su otro hijo menor deambulan por la ciudad desde la semana pasada y no logra que las instituciones a las que recurrió hagan efectiva la internación.
Angustiada y agotada por las idas y vueltas de un drama familiar que parece no tener fin, Teresa Pavón le contó sus penurias a Diario Patagónico y decidió hacer pública su situación.
Ella tiene dos hijos, uno de 14 y otro de 20. El mayor padece un problema de salud mental que requiere de un tratamiento y medicación, pero no tiene la voluntad de llevarlo a cabo y las veces que se logró internarlo en Salud Mental del Hospital Regional se escapó, según relató la madre.
El menor concurre a la escuela pero tanto éste como ella se encuentran expuestos, en forma constante, ante las reacciones violentas del joven que padece la enfermedad, quien incluso llegó a pegarle a su madre y echarla de la casa bajo amenazas de muerte.
A partir de una situación límite que ocurrió la semana pasada y por la cual debió irse de la vivienda con su hijo menor, Teresa acudió a buscar ayuda al Ministerio de la Defensa Pública, desde donde se cursó una nota a la jefatura de la Comisaría Mosconi para requerir el traslado del joven y su internación en el área de Salud Mental del Hospital Regional.
La policía finalmente acudió al domicilio para cumplir con el requerimiento pero al ver su llegada, el joven se escapó del lugar y no se logró llevar a cabo su traslado al nosocomio público.
De todas maneras nada le garantizaba a la progenitora que su hijo no regresara con una crisis de mayor violencia, por lo que desde entonces se encuentra deambulando por la ciudad a tal punto que debió dormir todos estos días en el Hospital Regional.
El sábado, en tanto, regresó ella sola a la casa en procura de convencerlo para que asistiera al Hospital Regional pero cuando llegó la noche se repitió la historia de violencia y la mujer tuvo que volver a escapar de su propio hijo.
A todo esto la Defensoría siguió involucrada en el tema durante todo el fin de semana y ayer se le sugirió a la mujer que concurra al Hospital a buscar la medicación para que pueda estabilizarlo.
“No sé en qué va a terminar todo esto. Lo único que quiero es que mi hijo esté bien y que me ayuden para que de una vez por todas se le haga el tratamiento psiquiátrico que necesita porque un día ocurrirá una tragedia y ahí va ser demasiado tarde para que actúen los que tiene que actuar”, sostuvo Teresa en diálogo con Diario Patagónico.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico