Una marca de cerveza retiró de los medios campaña de publicidad sexista

Para la empresa, el problema es la “interpretación altenativa” que se le da a la campaña.

Una fábrica de cerveza tuvo que disculparse y retirar afiches de publicidad de la vía pública ante el fuerte repudio que cosecharon, sobre todo en las redes sociales, por “sexistas” y “naturalizar la violencia de género”.
El interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI), Pedro Mouratian, anunció que el organismo “está iniciando actuaciones para hacer cesar esa conducta”.
La firma cuestionada publicó una disculpa ayer al mediodía en la página de Facebook de la cerveza Schneider, y la agencia de publicidad, Ogilvy Argentina, hizo lo propio poco más tarde en la suya, y aseguró que la campaña ya fue levantada de los medios.
En el eje de toda la polémica está un afiche de Schneider con la leyenda “Perdón por buscar el roce arriba del bondi”, que ayer podía verse en las paradas de colectivos porteñas.
“Esta publicidad es un muestrario, un exponente típico de violencia simbólica en cuanto cosifica a las mujeres en el estereotipo de la pasividad mientras que te apoyan, mientras que el hombre, para serlo, tiene que tener este tipo de conductas”, sostuvo Perla Prigoshin, presidenta de la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (Consavig).
Mouratian, por su parte, agregó que “el aviso banaliza una práctica denigrante hacia las mujeres, como lo es el acoso sexual que se ejerce en el transporte público”.
“Sin dudas constituye discriminación y violencia contra ellas”, en transgresión a diferentes leyes y tratados internacionales, afirmó.
“La campaña presenta el acoso como algo simpático. ‘El roce en el bondi’ es ‘apoyar’, y está penado. Mientras en el país crece la violencia de género, publicistas irresponsables naturalizan situaciones sexistas. El sexismo mata. No seas cómplice”, dicen los autores de una campaña en contra de la empresa llevada a cabo en Facebook.
La empresa decidió disculparse por el mismo medio, sugiriendo que el inconveniente reside no en la campaña misma sino en la interpretación “alternativa” dada por las personas que se quejaron.
“El equipo de trabajo de Schneider está integrado tanto por hombres como por mujeres y lamentamos que el objetivo humorístico de la campaña haya sido interpretado de una forma alternativa. Sin embargo, decidimos remover esta pieza en particular ya que entendemos que podría ofender, molestar e incomodar”, dice la página de cerveza Schneider.
La agencia publicitaria, por su parte, también ensayó una suerte de justificación al afirmar que “desde Ogilvy and Mather Argentina repudiamos cualquier tipo de violencia al género femenino” y que “la intención comunicacional de la campaña siempre estuvo puesta en la inmadurez de los hombres, pidiendo perdón por ello”.
El afiche es una nueva entrega de la campaña publicitaria “Perdón” que ya había suscitado críticas por incluir mensajes como “Perdón por pensar que un ‘No’ es un ‘Sí’” en un aviso televisivo en el que se muestra a un joven llevando a una chica a un albergue transitorio contra su voluntad.
“Lo perverso que tiene esta publicidad es que viene construyendo una subjetividad que opera como factor de naturalización del maltrato y se banaliza lo de usar el cuerpo de la mujer como objeto de apropiación por parte de los hombres”, aseguró Prigoshin.

ONG REPUDIA AFICHES
La organización contra el acoso callejero “Atrévete Buenos Aires” repudió el afiche de Schneider y exhortó a no dejar pasar estas situaciones al preguntar “qué sigue después: ¿perdón por violarte?”.
“El problema con esta campaña publicitaria es que justifica el abuso sexual: pretende que el frotismo, un abuso sexual, penado, es solo diversión”, dice la asociación en su página digital.
“Creemos que toda persona tiene derecho a sentirse bien en la calle sin ser clasificada como un objeto. El acoso sexual es un crimen que propicia un ambiente cultural donde la violencia de género es aceptada cada vez más”, declaran.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico