Una mujer está en una grave situación de riesgo en el barrio Quirno Costa

La vecina que habita en un domicilio de la calle Federicci tiene dificultades para ver y caminar. Además, durante los últimos seis meses ha repetido la conducta de tirarse sobre la avenida 10 de Noviembre, con el peligro que implica el tránsito en el sector. Su estado de riesgo es permanente, en virtud de que hace una semana y media cayó desde 8 metros a la vivienda de su vecino.

Azucena tiene alrededor de 70 años y vive en el barrio Quirno Costa, sobre la calle Federicci. La mujer es conocida en el sector por una extraña conducta que comenzó a desarrollar desde hace unos seis meses, cuando empezó a tirarse sobre la avenida 10 de Noviembre a pesar del riesgo que constituye.
Esta situación ha generado preocupación en la comisión directiva de la Asociación Vecinal, presidida por Juan Mera, y en la Secretaría de Derechos de la Biblioteca Obispo Jaime de Nevares que coordina Ana Vidal. 
Por esa razón, ambos decidieron convocar a diversos organismos a una reunión que se realizará mañana a las 18, en la Asociación Vecinal del barrio, ubicada en Federicci y 10 de Noviembre, para poder encontrar una solución.
La convocatoria cuenta con el apoyo del periférico del barrio y la iglesia católica de la zona. En principio convoca al PAMI, al Ministerio Publico Fiscal, la red de adultos mayores de la Municipalidad, integrantes de la mesa ejecutiva del consejo de la tercera edad, la oficina de derecho y garantías, la defensoría del pueblo y el ombudsman de la tercera edad, Eugenio Semino.
Según pudo averiguar Diario Patagónico, la mujer vive en un  entorno vinculado al alcoholismo y no tiene familiares directos que puedan contenerla, pero además tiene dificultades para caminar y padece un alto grado de ceguera.

PREOCUPACION
“Uno no sabe qué hacer. Hace dos semanas se cayó ocho metros al patio del vecino porque le falla la vista, tiene muchas dificultades, pero hay que llegar a una solución al problema que tiene esta señora, porque si llega a pasar algo no queremos que recaiga en la vecinal, la biblioteca o cualquiera persona”, explicó Mera.
“Hubo una intervención, el problema es la calidad, porque son intervenciones de carácter focalizado y no aplican una política integral, o sea se toma el caso y después por distintas causas no se hace nada”, sostuvo Vidal.
Durante 2010 la mujer fue internada por el PAMI. Sin embargo, según averiguó este medio, la defensora de la tercera edad de fiscalía, Patricia Aranda, abogada de la mujer, solicitó que reciba atención domiciliaria con un operador comunitario. Pero esto no sucedió, en virtud de que muchas veces los operadores fueron atacados cuando intentaban realizar su tarea.
En la reunión de mañana, se pretende abrir un debate acerca del rol que cumplen el Estado, pero también los geriátricos, en virtud, de que algunos consideran que los adultos mayores merecen vivir en sus domicilios con familiares, teniendo una atención permanente.
“Nosotros queremos que los organismos del Estado que tienen la responsabilidad de velar por la calidad de vida de los adultos mayores lo asuman como tal. La reunión no es para echarle la culpa a nadie, sino delimitar que se hace de aquí en más, porque hay que devolverle su dignidad como ser humano y esto implica protegerle la vida, que está en riesgo cada vez que se queda en la calle”, explicó Vidal.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico