Una mujer quedó en prisión por el crimen de su pareja

Es la principal sospechosa de haberle dado una puñalada mortal. Para la jueza, la expectativa de pena y el hecho de que no hubiera signos de haberse tratado de una acción de defensa, ameritan que no acceda al beneficio de la prisión domiciliaria.

En una audiencia de control de detención desarrollada durante las últimas horas de la tarde del domingo, el fiscal general Enrique Kaltenmeier imputó a Elida Viviana Antenado por un hecho de homicidio agravado en perjuicio de quien era su pareja conviviente, Fabián Pereyra.

Según lo relatado por el fiscal, el hecho ocurrió el sábado cerca de las 5 de la mañana en una vivienda ubicada en calle José Mármol de la ciudad de Trelew, cuando la mencionada le propinó una estocada a su pareja con un cuchillo de grandes dimensiones, lo que provocó una profunda herida que comprometió varios órganos y derivó en su posterior muerte.

Acotó que la víctima pudo salir tambaleando del lugar y recorrió varios metros hasta la casa de un vecino ubicada enfrente, donde pidió ayuda. Fue así que quienes lo atendieron observaron que estaba seriamente lesionado y se desvanecía, por lo que llamaron a la policía y a la ambulancia, falleciendo cuando se lo trasladaba al hospital. La policía siguió el hilo de sangre que fue dejando en su recorrido Pereyra y de esa manera accedió al domicilio en cuestión, encontrando a Antenado junto a otra persona.

La calificación legal es homicidio agravado por el vínculo, artículo 80 inciso 1 del Código Penal. Se pidió la apertura de investigación por el plazo legal de seis meses y el mismo lapso de prisión preventiva para la presunta homicida, al argumentar sobre los peligros procesales de fuga y entorpecimiento.

Además enfatizó sobre los elementos colectados para determinar la autoría de la imputada, destacando los testimonios dados por personas cercanas y otras que estuvieron al momento del incidente, aún sin haber observado lo ocurrido.

HABIA OTRA PERSONA

Posteriormente, la defensa ejercida por Flora Mollard negó el protagonismo como imputada de su defendida y remarcó que la Fiscalía debería investigar más lo ocurrido, dado que había otros individuos en el sitio. Si bien no se opuso a la apertura, consideró que no había peligro de entorpecimiento y sugirió que en caso de dictarse medidas coercitivas, las mismas sean de carácter domiciliario.

Pero en su resolución, la jueza Ivana González estimó que el descargo efectuado por la defensa no resulta suficiente, confirmando la existencia del peligro de fuga, fundado en el artículo 221 inciso 2do., donde se tiene en cuenta la característica grave del hecho y una expectativa de pena que será de efectivo cumplimiento. Además, resaltó que de acuerdo a la autopsia y las pericias realizadas no existía ningún signo visible de que pudiera ser una estocada defensiva.

“El hecho está basado en la más grave de las acciones humanas posibles y se establece una relación entre la acción y la consecuencia que es la muerte”, concluyó la magistrada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico