Una multitud marchó por la legalización del aborto y contra la violencia machista

Las manifestantes caminaron bajo las consignas en favor de la paridad laboral con el hombre, contra la violencia machista traducida en las denuncias por violencia de género y los femicidios, el reclamo del fin de una justicia patriarcal y por el aborto legal y seguro.

Una multitud de mujeres de organizaciones feministas, sindicatos, estudiantes, colectivos trans, partidos políticos y trabajadoras de organismos públicos marcharon ayer en Buenos Aires hacia el Congreso de la Nación por el Día Internacional de la Mujer y el Paro Internacional de Mujeres.

La marcha del 8M ocupó en forma total la avenida de Mayo, entre Rodríguez Peña y Bolívar, la avenida 9 de Julio, entre Belgrano y avenida de Mayo y algunas calles laterales como las Diagonales Sur y Norte, en los alrededores de la Plaza de Mayo.

La manifestación, compuesta en un 80% por mujeres, fue encabezada por un cartel que reivindicó el Paro Internacional de Mujeres, a los colectivos de mujeres lésbicas, travestis y trans, el aborto legal y contra los despidos en el sector público.

Más atrás había otras banderas de los organizadores de la marcha como l de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de diversas organizaciones feministas, sindicatos, y agrupaciones estudiantiles.

Las manifestantes caminaron bajo las consignas en favor de la paridad laboral con el hombre, contra la violencia machista traducida en las denuncias por violencia de género y los femicidios, el reclamo del fin de una justicia patriarcal y por el aborto legal y seguro que se empezó a tratar en el Congreso.

El color verde, tanto en pañuelos, cintas y remeras, que simbolizan la lucha por el aborto legal, es el que predominó en la marcha, mientras que también estuvo presente el tradicional color violeta que simboliza la lucha feminista por el resto de las consignas.

Roxana, una educadora que participó por primera vez de la marcha, contó: “soy educadora, madre y revindico poder ganar igual que un hombre en un trabajo, que compartamos con los hombres la crianza de los hijos y que ellos puedan tener también su licencia para cuidarlos”.

“Y que cuando nosotras nos vamos con licencia por maternidad, las empresas no nos congelen. Trabajé en una multinacional y me tuve que ir cuando quedé embarazada, porque me congelaron y no podía ser gerente con un niño que a veces tenía fiebre”, sostuvo.

Destacó además: “está bueno que las nuevas generaciones nos ayuden a que ganemos lo mismo que los hombres”.

Mientras, Manuela Castañeira del movimiento Las Rojas aseguró: “la calle es el lugar donde podemos conquistar todos nuestros derechos, esto es emocionante, porque acá las mujeres víctimas de violencia se sienten seguras”.

“En la calle las víctimas de abortos clandestinos se sienten acompañadas, las víctimas de despidos y suspensiones se sienten escuchadas, este movimiento las abraza”, destacó.

Florencia Guimaraes García, activista travesti, reivindicó la marcha por los derechos de la mujer al señalar: “somos parte del feminismo, del paro internacional de mujeres, y estamos exigiendo justicia por Diana Sacayán ya que el lunes empieza el juicio por su asesinato”.

Cánticos que reivindican la solidaridad, la unión de las mujeres y las que perdieron la vida por femicidios fueron coreados por las más adolescentes junto a otros que pedían “aborto legal en el hospital”, además de carteles con consignas tales como “Dejá de educar a mi hijo como un macho violento” o “Grito de las que no tienen voz”.

“Ni una sola mujer muerta más. Por aborto legal y seguro” fue otra de las banderas que encabezaba la marcha, que llegó ayer por la tarde a la Plaza del Congreso, donde como cierre se leyó un documento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico