Una multitudinaria Marcha Federal le reclamó al Gobierno que pare el ajuste

Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, planteó: "el único camino para parar esta política es en la calle y con la unidad de todos los trabajadores". También reclamó un "paro nacional urgente para pararle la mano a este Gobierno". Mientras, Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo, tildó a Mauricio Macri como un Robin Hood al revés: "le roba a los pobres para darle a los ricos".

Representantes de organizaciones sociales y sindicales reclamaron ayer a la Confederación General del Trabajo (CGT) que convoque a un paro general en contra de las políticas del Gobierno nacional. Fue durante un acto que se realizó en la Plaza de Mayo como corolario de la Marcha Federal organizada por los movimientos populares.

La movilización convocada por los llamados “cayetanos” -Barrios de Pie, la CTEP y la Corriente Clasista y Combativa (CCC)- se había iniciado el último lunes en distintos puntos del país y concluyó ayer en el centro de la ciudad de Buenos Aires con un acto que cubrió las avenidas de Mayo y Julio A. Roca.

Entre los oradores estuvo el jefe de La Bancaria, Sergio Palazzo, quien reclamó que la CGT “acompañe la decisión de un paro nacional para que el Gobierno cambie sus políticas”.

También asistieron los integrantes del triunvirato de la CGT Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, además del subjefe de Camioneros, Pablo Moyano, Rodolfo Daer (alimentación), Hugo “Cachorro” Godoy (ATE), Omar Plaini (canillitas), Roberto Baradel (docentes bonaerenses) y los dirigentes Victor De Gennaro, Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas.

En tanto, al abrir el acto, Daniel Menéndez (Barrios de Pie) planteó que “la discusión de la agenda pública no puede pasar por el endeudamiento, por cuánto hay ajustar o por el acuerdo con el FMI”.

Juan Carlos Alderete, de la CCC y penúltimo en el uso de la palabra en el escenario montado en la mitad de la Plaza de Mayo junto a la Pirámide, aseguró: “el único camino para parar esta política es en la calle y con la unidad de todos los trabajadores” y también reclamó un “paro nacional urgente para pararle la mano a este Gobierno”.

Mientras, Baradel reclamó: “Dejen de atacar a la escuela pública” y rechazó “toda la política de ajuste que están llevando adelante”.

Esteban “Gringo” Castro, de CTEP, pidió al presidente Mauricio Macri que “deje de ajustar, porque los compañeros ya no pueden comprar ni siquiera harina”.

Recordó que el eje de la marcha fueron cinco proyectos de ley que los movimientos sociales llevaron al Congreso: Emergencia Alimentaria, Urbanización de Barrios Populares, Infraestructura Social, Agricultura Familiar y Ley de Adicciones.

Tanto Castro como Alderete se dirigieron en forma directa al ministro de Finanzas, Luis Caputo, a quien reclamaron que “traiga la guita de afuera” y criticaron “la devaluación”.

Incluyeron al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, a quien Alderete llamó “hipócrita” al sostener: “la corrida del dólar multiplicó sus capitales”.

Y, agregó: “destruyen el trabajo, vienen los capitales de afuera para la timba financiera no para la producción”, tras lo cual advirtió que los integrantes de su organización eran “pacientes y prudentes, pero no somos mansos”.

Pérez Esquivel, por su parte, abogó por “estar unidos más que nunca para derrotar el neoliberalismo, que trae más hambre. Defendemos el estado de derecho de nuestro pueblo, que este Gobierno lo pierde día a día”.

En tanto, Nora Cortiñas consideró que el presidente era un “Robin Hood al revés: le roba a los pobres para darle a los ricos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico