Una pelea en un taller chapista terminó con un herido de bala

Pablo Parraguez resultó herido ayer en su brazo derecho luego de un enfrentamiento que tuvo lugar en su taller que se encuentra en el barrio Juan XXIII. El inconveniente se habría desencadenado el sábado en la tercera edición de la Copa Patagonia de Picadas. El personal de la Seccional Quinta buscaba anoche al agresor.
La tercera edición de Copa Patagonia de Picadas se desarrolló el sábado en el Autódromo General San Martín y contó con la participación del propietario del taller de chapa y pintura "Sun Gard Films", Pablo Parraguez, y sus empleados. La jornada deportiva se desarrolló sin mayores inconvenientes, pero por razones que se tratan de esclarecer luego se produjo un altercado con un hombre de apellido Rodríguez.
La disputa no terminó en el autódromo sino que continuó hasta el domicilio particular de Rodríguez. Por esa razón sus familiares realizaron ese mismo sábado la denuncia en la Seccional Quinta ya que sostenían que Parraguez había destruido el vidrio de uno de los automóviles estacionados en la zona: Mariano Rodríguez 1.023, entre Kennedy y Manuela Pedraza.
La rivalidad entre ambas personas se habría acentuado a comienzos de semana, provocando un nuevo enfrentamiento. Según informaron fuentes consultadas, un grupo de 10 personas lideradas por Rodríguez se hizo presente ayer, alrededor de las 14.30, en el taller para continuar con el enfrentamiento. En el lugar había cuatro personas.
Así fue como comenzó un combate cuerpo a cuerpo donde el grupo agresor –pese a su cantidad- llevaba las de perder, por lo cual su líder, Rodríguez, exhibió un arma. Los investigadores al cierre de esta edición trataban de establecer el calibre y el tipo y efectuó un disparo que impactó en Parraguez en su brazo derecho.
La situación causó temor entre los vecinos que alertaron a los efectivos policiales de la Seccional Quinta, quienes rápidamente se acercaron al lugar para brindar seguridad. En tanto, Parraguez fue trasladado por un joven de 17 años a la Clínica Pueyrredón, ubicada en La Nación 2.750, para recibir las primeras curaciones y posteriormente fue llevado al Hospital Regional donde fue dado de alta a las 18 cuando se comprobó que no tenía heridas de gravedad.
Desde la Seccional Quinta informaron que Parraguez no brindó su verdadero domicilio ni su teléfono personal, por lo que no pudo ser ubicado para esclarecer la situación.
Mientras, los padres del joven de 17 años, que resultó con heridas visibles en su rostro y cuerpo, sostuvieron que realizarán la denuncia en la comisaría.
Al cierre de esta edición, los efectivos policiales buscaban a Rodríguez y al grupo que lo acompañaba cuando se produjo el ataque a Parraguez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico