Una protesta que comenzó temprano

Los choferes de lo que fuera Transportes Comodoro se movilizaron ayer hacia la Municipalidad y el Concejo Deliberante.

Esto se produjo ante la dilatación que presentaba la decisión sobre la adjudicación del servicio de transporte.
Por esta situación el personal amenazaba con dejar sin efecto los recorridos de los ramales de esta firma que actualmente es una Unión Transitoria de Empresas (UTE). La semana pasada la Justicia puso punto final al proceso de quiebra que se había iniciado hace 9 años.
Los 83 trabajadores hicieron lo que tal vez por cuestiones de imagen empresaria, los directivos de Patagonia Argentina no pedían directamente: la concesión del servicio de transporte público de pasajeros por otros 10 años. Por esas horas de la mañana el intendente Raúl Simonicini esperaba el dictamen final de la comisión preajudicadora comunal.
En realidad la medida fue en respuesta al aviso solicitando personal por parte de la actual concesionaria de la prestación.
Desde la comuna daban el compromiso de un encuentro por la tarde con el jefe comunal.
En el Concejo, en tanto, pudieron reunirse con su presidente, Ricardo Trovant. «Lo que él nos dijo fue que los pliegos no se alteraron y que si hay alguna adjudicataria, van a tener que cumplir todo como estaba en las bases y condiciones. También nos dijo que si había alguna prórroga, nos va a tomar en cuenta», apuntó Alfredo Rigoni, uno de los voceros del grupo.
Para los choferes, tales apreciaciones no eran un garantía. «¿Qué prórroga pueden hacer con una empresa quebrada? ¿Con quién? Un convenio solamente pueden firmarlo con Patagonia Argentina y con sus trabajadores. Nosotros quedamos en el aire, eso es lo que nos reconoce el mismo Trovant», agregó Rigoni.
Ayer por la mañana, el personal insistía con que estaban dispuestos a ir al paro total de actividades. Además, no solo pararían los de la UTE ex Comodoro, sino también los choferes de Patagonia, en solidaridad. De paso, presionarían a favor de la empresa.
«Necesitamos la adjudicación directa ya, o que se respete lo que está en la licitación: que se cumpla con la palabra del intendente que dijo que el 1° de marzo estaríamos todos trabajando», sostenía Rigoni.
El personal manifestaba que iba a rechazar cualquier posibilidad de despido, más allá de recibir a cambio la indemnización establecida por ley. «Lo que nosotros queremos es trabajar y que si se adjudica a Patagonia Argentina, se respeten todos los derechos adquiridos», resumió el vocero del grupo.
Por su parte Mario Olagüe, otro de los trabajadores, aseguró que -por la disposición de la Justicia- «no contamos con las unidades para salir a hacer los recorridos».
Por último, luego de la reunión mantenida con el intendente, los trabajadores de Transportes Comodoro se llevaron la promesa de que pasarán a la empresa adjudicada. Sin embargo, no quedarán totalmente tranquilos hasta que se concrete ese traspaso.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico