Una segunda persona murió a raíz del monóxido el lunes

Después que el lunes por la mañana se confirmara que una mujer identificada como Estela Leiva, de 54 años, falleció en su vivienda del barrio José Fuchs por inhalación de monóxido de carbono, ayer se informó que también el lunes, sobre las 20:30, se descubrió el deceso de otra persona por la misma causa. José Julio García Gallardo, de 88 años, fue encontrado sin vida en su vivienda del barrio Centro. Mientras, Ramón González, de 87 años y suegro de la mujer fallecida, permanecía ayer al cierre de esta edición en grave estado a raíz del monóxido que inhaló.

Sobre las 20:30 del lunes, un ciudadano chileno identificado como José Julio García Gallardo, de 88 años, fue encontrado en el interior de su vivienda de pasaje Cruce de Los Andes 1.138, sin signos vitales producto de la inhalación de monóxido de carbono por defectos en el sistema de calefacción a gas de la vivienda, informaron fuentes policiales.
El hombre se convirtió así en la segunda víctima fatal por inhalación de monóxido de carbono durante la jornada del lunes en Comodoro Rivadavia.
La Seccional Primera de Policía informó a Diario Patagónico que a un habitante del pasaje Cruce de los Andes le llamó la atención no haber visto desde hacía varios días a García en la cuadra y le comentó esa inquietud a otros residentes del lugar.  Finalmente, una vecina se acercó a la vivienda del octogenario y observó que estaba tirado en el piso.
Notificada la policía, efectivos ingresaron por una ventana y se percataron de que una pantalla de calefacción se encontraba encendida, junto a ella permanecía tirado García. A simple vista los uniformados no observaron golpes en su cuerpo y llamaron a las autoridades médicas que corroboraron que su deceso por inhalación de monóxido de carbono.
En el caso tomó intervención personal de Criminalística y se dio intervención al Ministerio Público Fiscal. El cadáver fue derivado a la morgue judicial y ayer la policía esperaba contactarse con algún familiar para iniciar los trámites de entrega del cuerpo.
Hay que recordar, tal como informó Diario Patagónico en su edición de ayer, que el lunes por la mañana en Tacuarí 295 del barrio José Fuchs se había producido la muerte de Estela Leiva (54) presuntamente a causa de un calefactor mal instalado, mientras que su suegro Ramón González (87), debió ser internado y al cierre de esta edición continuaba en grave estado.
El esposo de la mujer, quien se encontraba en otro ambiente de la casa, no se había percatado del problema con el sistema de calefacción hasta que halló a su esposa y a su padre desvanecidos en sus habitaciones.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico