Uruguay toma "medidas preventivas" ante la protesta de los ambientalistas

"Se han dispuesto medidas preventivas, que eventualmente puedan convertirse en disuasorias y que, por motivos obvios, no vamos a revelar", afirmó una fuente de la Armada uruguaya. Además la Prefectura de ese país grabará las actividades que los ambientalistas realizarán en el marco del Día Mundial contra la Globalización.

Buenos Aires (Télam)
Las autoridades de la Armada uruguaya dispusieron "medidas preventivas y, eventualmente, disuasorias" debido a la protesta que integrantes de la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú cumplieron ayer en el río Uruguay contra la planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia.
"Se han dispuesto medidas preventivas, que eventualmente puedan convertirse en disuasorias y que, por motivos obvios, no vamos a revelar", afirmó ayer el jefe de Relaciones Públicas de la Armada, capitán de navío Alejandro Añón.
El marino destacó que la navegación por el río Uruguay, límite natural entre ambos países, "es libre y está garantizada, incluso para realizar protestas", pero advirtió que se debe "cumplir con la reglamentación vigente".
Añón dijo que integrantes de la Prefectura Nacional Naval, a cuyo cargo está la jurisdicción de las costas uruguayas, grabarán las actividades de los ambientalistas y en caso de que se viole alguna reglamentación "el caso será puesto a evaluación judicial para las eventuales sanciones".
Anteriormente embarcaciones deportivas argentinas manifestaron en varias ocasiones en el río Uruguay contra la planta de Botnia y el pasado octubre se acercaron a las costas uruguayas y realizaron un escrache al presidente Tabaré Vázquez durante un acto de inauguración de un muelle del puerto por donde la empresa finlandesa exporta la celulosa.
En esa ocasión, la Armada grabó y posteriormente identificó las embarcaciones que superaron una barrera de seguridad y una de ellas fue retenida poco después cuando sus propietarios llegaron a las costas uruguayas de vacaciones.

“La contaminación existe”
Buenos Aires  (Télam)
Un funcionario del gobierno entrerriano aseguró ayer que la contaminación en el río Uruguay por la pastera Botnia existe, aunque aún no se puede determinar el grado, y que serán las generaciones de hijos y nietos quienes resulten afectados si la planta no se relocaliza.
"Las dioxinas que genera la industria pastera se depositan en el agua y luego van pasando por la cadena alimentaria, desde las aves hasta los animales, hasta llegar a las personas", explicó Guillermo Luciano, a cargo de la gestión del río Uruguay en la secretaría de Medio Ambiente de Entre Ríos.
Luciano, que es investigador y docente de la Universidad de su provincia, explicó que con el tiempo, por efecto de la acumulación, las dioxinas pueden traer "malformaciones genéticas" en los peces y animales y también en las personas que consumen sus derivados.
Dio el caso de la harina que se elabora en base a pescados y que luego se utiliza como alimento balanceado para los feed lot vacunos y los pollos y, al mismo tiempo, reflexionó respecto a que "es muy difícil controlar a estas empresas".
"Hay que tener un proceso industrial paralelo para controlar a Botnia, y eso es muy costoso. La planta funciona durante las 24 horas, su proceso de producción es continuo, y durante el mismo se producen "muchas variaciones en la emisión de flujos", cerró.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico