Uyuni y su desierto de sal

“El Salar de Uyuni” es el más grande del mundo. Esta región semidesértica y de tierras volcánicas encierra en su interior recursos de gran importancia económica como la reserva de 9 millones de toneladas de litio y otros minerales y paisajes de extraordinaria belleza natural.

El Salar de Uyuni (3663 msnm) tiene diez veces la superficie de Hong Kong o una quinta parte más grande que la Isla de Puerto Rico. Se estima que la cantidad de sal que existe en el salar es de 64 mil millones de toneladas, además de minerales como litio, potasio, boro, y magnesio.

La pequeña ciudad de Uyuni cuenta con numerosos hostels y hoteles, agencias de viajes y restaurantes. También tiene un mercado en plena ciudad y una calle peatonal donde se ubican diversos comercios. Durante mucho tiempo Uyuni fue un importante centro ferroviario y minero. En la actualidad es un lugar tranquilo que recibe a cientos de turistas cada semana.

Además del salar el Cementerio de Trenes es otro de sus atractivos. Se encuentra a 3 km. al sur de la ciudad de Uyuni y se puede llegar caminando. Es la primera parada que hacen los tours que visitan el salar. El cementerio de trenes está formado por decenas de vagones y locomotoras a vapor que funcionaron a principio del siglo XX, en la época que Uyuni tenía una gran importancia por la actividad minera y ferroviaria. Hoy en día es un punto de visita de los turistas.

Colchani o “Puerto Seco” representa el acceso principal a la costa salina debido a que se encuentra a orillas del Gran Salar, donde se puede observar la intensa actividad de extracción de sal en forma rudimentaria. En el pueblo hay un pequeño museo y un mercado que vende recuerdo hechos con sal.

A 74 kilómetros está la Isla Pescado o Isla Cujiri, en el centro mismo del salar exhibiendo un pintoresco paisaje rocoso. La superficie de granito y tierra orgánica permitió que una especie de cactus gigante de aproximadamente 6 metros de altura, haya desarrollado un ecosistema interesante. Es uno de los mejores sitios para la toma de fotografías de la isla y del Salar.

Por último también se puede visitar la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa (REA) que tiene una superficie de 714745 hectáreas. Su vegetación está compuesta de pastizales de gramíneas (paja brava) y se pueden encontrar tholares y keñua. La fauna se caracteriza por la presencia de especies singulares que se adaptaron a las condiciones extremas de la vida de la región, algunas de ellas en peligro de extinción. Las tres especies de flamencos son los que dan particularidad a la reserva.

Dentro de la reserva se encuentra la Laguna Colorada, precisamente el sitio más importante de la región para la observación de flamencos y se constituye en un sitio de singular interés por la coloración de sus aguas. Existen servicios de hospedaje turístico cercanas a la Laguna.

En tanto, la Laguna Verde se encuentra en el extremo sur de la reserva, tiene una superficie de 17 Km2 y se encuentra dividida en dos cuerpos de agua. Su coloración es verde esmeralda debido al alto contenido de magnesio de sus aguas. Próximo a esta laguna se encuentra el volcán Llicancabur con una altura 5 868 msnm en el que se pude practicar el andinismo y caminatas.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico