"Va a ser un paro contundente para que el gobierno cambie la política económica"
El triunviro de la CGT expresó su confianza en el acompañamiento de los trabajadores a la medida gremial: "La ciudad va a estar desierta, va a tener un 100% de adhesión en todo el país".

“El mensaje al Gobierno es que escuche la voz del pueblo, el martes va a ser un paro contundente para que el gobierno cambie la política económica. En los discursos dicen que vamos bien y la prueba de que no es así está a la vista de todo el mundo”, manifestó el sindicalista.

“Al Presidente lo único que le interesa es que los mercados estén bien… ¿y quién calma el hambre de la gente, la falta de trabajo? ¿Quién se ocupa de eso? El gobierno es responsable de dar respuesta y de lo que pueda suceder en la calle. Tiene obligación de dar respuesta», sostuvo Acuña.

Consultado por las diferencias con el sector de Pablo Moyano, Acuña dijo que «lo importante es que coincidimos con el diagnóstico y la pelea que hay que darla contra este gobierno que las respuestas solo satisfacen a los mercados»

CONTRA EL AJUSTE

Y EL FMI

Durante el acto de cierre de la primera jornada de protesta organizada por las dos CTA, Camioneros y otros gremios adheridos a la CGT, que hoy concretará el cuarto paro general contra las políticas económicas sociales de la alianza gobernante, Yasky sostuvo que «como lo hicimos después del golpe del 55, como lo volvimos a hacer después de la dictadura genocida o después del neoliberalismo de los ´90, siempre el pueblo ha vuelto para construir la esperanza para que nuestros hijos empiecen a ver que pueden cambiar para bien».

El dirigente gremial, uno de los principales oradores de la jornada, cuestionó además el viaje oficial del presidente Mauricio Macri a Estados Unidos al señalar que el mandatario nacional «debe tener las rodillas entumecidas» por arrodillarse ante quienes «ven a la Argentina, a Brasil y a la región como el patio trasero» del mundo. Además, el sindicalista destacó la coordinación de las medidas de fuerza con la CGT y adelantó que «no va a ser la última vez» que ocurra, ya que -remarcó- «hay que construir un plan de lucha para declarar la emergencia social, educativa y laboral».

Su compañero de la CTA autónoma, Pablo Micheli, por su parte, sostuvo que «con un paro no alcanza» y que el movimiento obrero deberá «hacer mil paros y marchas (...) para que se caiga este modelo económico o que estos tipos dejen el Gobierno. Vamos a tener que hacer una y mil marchas y paros orque un paro no va a alcanzar. O se cae este modelo económico o estos tipos dejan el Gobierno para que gobiernen quienes quieren que le vaya mejor a la Argentina», señaló Micheli desde el palco levantado en Plaza de Mayo.

El dirigente de una parte de los trabajadores del Estado dijo, además, que «no es cierto que la única alternativa que tenemos como pueblo es aceptar esta vergüenza y deshonra que tenemos como Gobierno y al FMI», y sostuvo que «hay que convencer a nuestro pueblo de que hay otro camino». «Hay que abrir las paritarias, lograr un aumento de emergencia para trabajadores, recuperar la industria nacional y parar los despidos... Nuestro futuro no está en la especulación y en la timba: ése es el futuro de los vagos que nos gobiernan», apuntó.

Luego de varias horas de tensión, las fuerzas de seguridad permitieron el paso de los manifestantes retenidos en el Puente Pueyrredón, que confluyeron en Plaza de Mayo junto con el resto de las organizaciones políticas y sociales que repudian el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y las políticas económicas y sociales de la alianza gobernante.

Pasadas las 13,10, finalmente, comenzó el paso de los manifestantes a la vía que une la zona sur del Gran Buenos Aires con la Capital Federal. «Vamos a esperar que (la ministra de Seguridad) Patricia Bullrich deje de cortar al puente», había chicaneado una hora antes el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, tras los incidentes de la mañana entre manifestantes y efectivos de Prefectura Naval, que lanzaron gas pimienta.

Inicialmente, los manifestantes habían anunciado la realización de un acto en el Puente Pueyrredón, aunque luego de horas de negociación señalaron que lo único que se proponían era atravesar la vía de acceso a la capital para participar del acto en Plaza de Mayo.

«La columna de los movimientos sociales solo quieren cruzar el Puente Pueyrredón para llegar a Plaza de Mayo, no pretende realizar ningún piquete. Solo pedimos que la gente pueda cruzar para ejercer su derecho a la protesta», había señalado el dirigente Juan Grabois a través de redes sociales.

La protesta se desarrolla en el marco del paro por 36 horas lanzado por las dos CTA y del que también participan movimientos sociales.