Vandenbroele ingresó al régimen de testigo protegido y declara el viernes

Está acusado de ser el testaferro del exvicepresidente Amado Boudou y de haberle prestado su nombre para que se quedara con la imprenta con capacidad para imprimir billetes Ciccone Calcográfica. La causa ya se encuentra en etapa de juicio oral, pero una parte de la misma -la que apunta a establecer el origen del dinero- todavía está en etapa de instrucción.

Alejandro Vandenbroele, el supuesto testaferro del detenido exvicepresidente Amado Boudou, acordó volver pasado mañana a los tribunales federales de Retiro para comenzar a declarar en el marco del programa de protección a testigos e imputados, de acuerdo a un acta que suscribió con el fiscal federal Jorge Di Lello.

Así lo confirmaron ayer fuentes judiciales, las que detallaron que, al término de una entrevista que mantuvo el lunes en la fiscalía y luego de una reunión a solas con su defensor oficial, Vandenbroele fue incorporado en forma provisoria al programa de protección de testigos, y se fijó para el viernes a las 8:30 la cita con el fiscal Di Lello.

Vandenbroele, procesado en la causa por la venta de la antigua Ciccone Calcográfica, accedió a que sea el viernes la cita con el fiscal Di Lello porque, dijo, quería tomarse unos días para “ordenar sus ideas”.

Vandenbroele llegó el lunes a las 14 a la fiscalía de Di Lello y desde allí se convocó a uno de los defensores oficiales que lo asiste, Juan Martín Vicco, ya que tiene abiertas tres causas penales aún en trámite.

La condición de testigo protegido de Vandenbroele hace imperativo un “plan de seguridad adecuado” y en eso trabaja ya el Ministerio de Justicia a través de la Oficina de Protección de Testigos.

“La Oficina de Protección de Testigos estaba prácticamente desarticulada. Solamente se usaba para pagar algunos gastos y algunas situaciones vinculadas principalmente a delitos de lesa humanidad”, explicó ayer el ministro de Justicia, Germán Garavano en declaraciones a radio Mitre.

Según Garavano, “del tribunal (Vandenbroele) se retiró ya protegido por el programa a un lugar seguro”.

En este marco, el subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia, Juan José Benítez, adelantó ayer que analiza el “plan de seguridad más adecuado” para proteger a Vandenbroele.

“Estamos en instancias de evaluación de la situación de Vandenbroele para ver cuál es el plan de seguridad más adecuado acorde a lo que vaya a manifestar ante la Justicia, así como un equipo interdisciplinario está viendo las posibilidades de su adaptación a los dispositivos de seguridad que haya que implementar”, indicó en declaraciones a radio Continental y Latina.

Benítez señaló que luego de recibir la notificación judicial se “recabó la conformidad” formal de Vandenbroele para ingresar al sistema de testigos protegidos, que “siempre actúa a pedido y voluntad de la persona”, y exige el cumplimiento de las condiciones fijadas por las autoridades

Explicó que, entre las medidas previstas para “diseñar el plan más acorde que le permita a la persona reconstruir su estilo de vida”, se puede “sustituir la identidad” de la persona así como trasladarla “en forma definitiva” a otro lugar del que vive actualmente.

Benítez señaló: “el programa de protección de testigo funciona independientemente de si la persona se acoge o no al beneficio que brinda la figura del arrepentido”.

LO QUE PUEDE APORTAR

Al respecto, el fiscal federal Carlos Rívolo, el primero que tuvo a su cargo la investigación de la causa Ciccone, sostuvo que Vandenbroele puede aportar “cosas importantes” para la causa por enriquecimiento ilícito en la que está detenido el exvicepresidente Amado Boudou.

Rívolo interpretó que con la decisión de Vandenbroele “se cae una parte muy importante para demostrar el vínculo con Boudou”, que fue siempre negado por ambos, una relación “que está probada”.

La titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, también se expresó al respecto y señaló en declaraciones a radio La Red su expectativa de que Vandenbroele, “haga un aporte para la investigación”, sobre todo teniendo en cuenta que “faltan comprobar cuestiones en el caso de Ciccone”, como “el financiamiento de The Old Fund”.

Alonso atribuyó la decisión de Vandenbroele de declarar a que “se sintió más tranquilo por la prisión de Amado Boudou”.

En la entrevista que tuvo el viernes en la fiscalía, a Vandenbroele se le explicaron las causas penales en trámite, la evidencia en su contra y luego mantuvo un encuentro a solas con el defensor oficial que lo asiste, Vicco.

El titular del fondo de inversión “The Old Fund” que se quedó con Ciccone Calcográfica desplazó a su abogado particular y se quedó con la defensa oficial.

Los defensores oficiales se designan por sorteo y, por ello, hasta el momento tiene uno distinto en cada causa penal: lo que queda por investigar de Ciccone, la firma de un contrato de reestructuración de deuda pública con Formosa y su rol de testaferro en el enriquecimiento ilícito del exvicepresidente Amado Boudou.

Por ello se esbozó la necesidad de coordinar una defensa conjunta, algo que se definirá antes de que comience a declarar.

De hecho, Vandenbroele también cambió de abogado en el juicio oral que ya se lleva adelante por la venta de Ciccone, algo que fue el lunes en persona a comunicar al Tribunal Oral Federal 4, que le designó defensa oficial.

En todas las causas penales, Vandenbroele está imputado junto a Boudou y su socio José María Núñez Carmona.

Vandenbroele está acusado de ser el testaferro del exvicepresidente Amado Boudou y de haberle prestado el nombre para que se quedara con la imprenta con capacidad para imprimir billetes Ciccone Calcográfica.

Dueño de la firma The Old Fund, que se quedó con Ciccone antes de su estatización, también es investigado por la participación de esa empresa en la renegociación de una deuda de la provincia de Formosa y el Estado.

Como supuesto testaferro de Boudou, también está siendo investigado en la causa por enriquecimiento ilícito por la que el exvicepresidente y su socio José María Núñez Carmona fueron detenidos hace once días.

Vandenbroele ya está siendo juzgado en juicio oral, junto a Boudou y otros imputados, en el caso Ciccone; mientras que una parte de la misma causa -la que apunta a establecer el origen del dinero- todavía se encuentra en etapa de instrucción.

En más de una oportunidad, incluso la semana pasada en el juicio oral por Ciccone, el exvicepresidente aseguró que no conocía a Vandenbroele.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico