Vecino fue estafado por gitanos a los que entregó 7 mil pesos

El vecino José Arenas radicó una denuncia en la Seccional Tercera de Policía en relación a un hecho que tuvo como protagonista a su hijo, Martín Diego Arenas (27), quien el 8 de noviembre de 2006 estableció una transacción comercial con gitanos que tenían un agencia de autos en Kennedy N° 1.738.

Esta denuncia se suma a otra hecha por un ciudadano la semana anterior, donde daba cuenta que los supuestos vendedores de autos se quedaron con 15 mil pesos que había entregado para acceder a un vehículo.
Sucedió que luego de haber entregado la suma de $8.200 y haber establecido un sistema de pago de 45 cuotas de $550, el damnificado nunca obtuvo el vehículo por el cual estaba interesado y que motivó el pago.
Luego de varios intentos de obtener una respuesta por parte del dueño de la agencia que se llamaría José Traico o Cruz y sin obtener una respuesta favorable, finalmente luego de 15 días de intentos Arenas observó cómo la agencia comercial cerraba sus puertas al público.
«Mi hijo se entusiasmó con el auto y los gitanos fueron a mi casa a buscar la plata», narraba el hombre que contó que pudo dar con quienes lo estafaron en otro domicilio de Estados Unidos y Canadá, donde operan otros zíngaros que serían familiares de aquellos que tenían la agencia de la Kennedy.
Arenas comentó que había hecho el negocio con una persona de nombre Sandro Zulman y otra identificada como Marcelo Traico o Cruz, aunque el recibo donde se dejó cuenta del pago de los $8.200 lo firmó Oscar Traico, quien declaró un DNI que luego se constataría que es falso.
El damnificado radicó la denuncia en la Fiscalía y también en la Seccional Tercera donde le indicaron que había otros tres casos de personas que fueron estafadas por zíngaros al momento de comercializar automóviles.
José Arenas se domicilia en Lisandro de la Torre 2.974 y solicitó a todas aquellas personas que fueron estafadas por el mismo grupo, que lo contacten para que puedan en conjunto realizar las acciones judiciales pertinentes.
El hombre indicó que para que su hijo que trabaja en Km 8 pudiera trasladarse hasta el lugar, él obtuvo un préstamo para jubilados de $7.200 y su hijo puso los mil que faltaban, sólo que ahora debe pagar a pesar de no tener el rodado.
Al hombre le explicaron además que el documento que le firmó Traico no tiene valor legal, ya que los datos son apócrifos.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico