Vélez sufrió pero se acerca al líder

Sergio Sena en dos oportunidades, Mariano Uglessich y Gustavo Balvorín marcaron para el cuadro de Ricardo La Volpe. El propio Uglessich, en contra de su arco y Héctor Silva habían anotado los transitorios empates de la visita.

Buenos Aires (Télam)
Vélez Sársfield sufrió más de lo esperado pero finalmente derrotó ayer, como local, a Gimnasia y Esgrima de Jujuy por 4-2, en el partido que cerró la cuarta fecha del torneo Apertura de la Primera división del fútbol argentino, y quedó a tan solo tres puntos del líder, Independiente.
Vélez, con la victoria, llegó a los 9 puntos, tres menos que el líder Independiente, y Gimnasia de Jujuy se quedó con 4 unidades.
El equipo local asumió el protagonismo en el primer tiempo, creó muchas situaciones de gol, pero no estuvo fino en la definición.
Gimnasia hizo muy poco en ofensiva y se apoyó en la seguridad de José Valdiviezo para mantener la paridad en el marcador.
El buen criterio de Leonel Ríos y Darío Ocampo en la gestación del juego y la movilidad de Emanuel Fernándes Francou en ataque fueron los principales argumentos del equipo que dirige La Volpe para merecer la ventaja.
Sin embargo, la falta de puntería de sus jugadores y las muy buenas intervenciones de Valdiviezo mantuvieron el cero en el tanteador hasta los 25 minutos.
En ese momento un tremendo remate de Uglessich puso a Vélez arriba en el marcador con justicia.
Pero de una ‘fatalidad’ llegó el empate del conjunto jujeño, pese a que Vélez mostró solidez en defensa a lo largo de los 45 minutos.
A los 37', un centro aislado desde la derecha de Darío González fue despejando por Uglessich (antes de que cabeceara Osvaldo Miranda) con tan mala suerte que la pelota se coló por encima de Sebastián Peratta.
Vélez, lejos de entrar en la desesperación, siguió apostando al juego asociado y a los 2 minutos de la segunda etapa Sena convirtió el 2-1.
Entonces el equipo de Liniers se adueñó de la pelota, manejó los tiempos del partido, pero no estiró la diferencia y eso resultó ser una fatalidad.
Es que Gimnasia, con diez jugadores luego de la expulsión de Desvaux, fue a buscar el empate y lo encontró a los 31 con una definición sútil del ingresado Silva (reemplazó a González a los 20), tras una nueva falla de la defensa local.
Pero cuando parecía indicar que el encuentro a terminar en un empate en dos goles, apareció Balvorín (un ex Gimnasia) y puso el 3-2, a los 36'.
Y a dos minutos del final del partido otra vez Sena marcó y decretó el 4-2 final.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico