Venía de matar a un rival y ahora desfiguró a un invicto

Subriel Matías ganó 17 de sus 18 peleas por la vía rápida. El puertorriqueño destrozó al kasajo Batyrzhan. Él terminó intacto.

Implacable. Letal. ¡Una bestia! Ya había matado a un rival con sus golpes. Ahora desfiguró a un invicto. El puertorriqueño Subriel Matías mete miedo y se acerca a una pelea por el título. Esta vez detuvo la marcha del kasajo Batyrzhan Jukembayev al final del octavo asalto en el combate semiestelar de la cartelera protagonizada por el filipino Nonito Donaire y el francés Nordine Oubaali que se realizó en el Dignity Health Sports Park, en Carson, California.

Matías, que ahora tiene foja en 17-1, con 17 KO’s, quedó a la espera de la chance por el cinturón junior wélter (140 libras) de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

El peleador puertorriqueño tuvo un comienzo sufrido este sábado, pero logró recuperarse para mandar a la lona en el cuarto asalto a su oponente, que ya no quiso salir a pelear en el noveno episodio.

La cara de su rival lo decía todo. Fue un suplicio la pelea para él y terminó desfigurado.

Eso mientras el temible pugilista que no tiene piedad con sus rivales culminó sin secuelas y como si no hubiera animado una pelea de boxeo. Intacto.

Pero Subrel, este implacable boxeador, convive con un fantasma desde hace dos años... Nunca olvidará los gemidos de Maxim Dadashev cada vez que le golpeaba. Tampoco el momento en que el ruso se quedaba en su esquina en el 11° asalto para no salir más a boxear. Nunca más. Sin saber en ese instante que la tragedia acechaba en las cuatro esquinas del ring.

Fue el 19 de julio del 2019 que le propinó una feroz paliza arriba del ring. Días más tarde, el ruso fallecía de un accidente cerebral que ensombrecería al boxeo y dejaría a su familia anegada en dolor.

En la pelea estelar, Donaire derribó tres veces a Oubaali antes de noquearlo en el cuarto round para coronarse como campeón peso gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). El vencedor mejoró su marca a 41-6 con 27 nocauts, mientras que Oubaali, que hacía su tercera defensa de su cetro, se quedó con 17-1 y 12 nocauts.

Con esta victoria, “Filipino Flash” se convirtió en el monarca más veterano en la historia de las 118 libras con sus 38 años y seis meses de edad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico