Violento asalto a una familia en Villa Urquiza

Dos delincuentes armados entraron en una casa del barrio porteño de Villa Urquiza, redujeron a tres matrimonios y tres niños, robaron dinero y otros valores, y cuando escapaban pasaron por otra vivienda lindera y se llevaron a un joven como escudo humano.

Buenos Aires (Télam)
Fuentes policiales informaron que el muchacho capturado fue liberado sano y salvo cerca del Cementerio de la Chacarita. Según contó la propia víctima, los asaltantes tenían intenciones pedir dinero como rescate.
El hecho que se conoció ayer y se registró la noche del sábado pasado, cuando dos hombres armados ingresaron por los techos hasta el primer piso de una casa ubicada en Olazábal 3.820, de Villa Urquiza, donde estaban reunidos tres matrimonios con sus hijos.
«Eran las 21:30, estábamos con otros dos matrimonios en casa, yo en la cama enfermo y de pronto apareció un hombre en mi habitación armado con un revólver», contó ayer a la prensa Pablo, el dueño de casa.
«El ladrón nos hizo tirar a mí y a mis dos amigos al piso y me empezó a pedir plata, oro, dinero. Sacó otro revólver y le gatilló dos veces a mi amigo en la nuca. No salió ningún tiro, pero después efectuó un disparo al aire», relató al víctima.
Pablo indicó que tras reducirlo a él y a sus dos acompañantes, el delincuente «le gritó a su cómplice, que evidentemente estaba por los techos, que bajara».
«Después bajaron a la cocina donde estaban mi mujer con sus dos amigas, mis dos nenes y una niña más y les dijeron que se quedaran tranquilos, que se trataba de un asalto», señaló el hombre, quien dijo tener un comercio en el barrio.
Pablo afirmó que los delincuentes actuaron a cara descubierta y que uno de ellos estaba «tranquilo» y el que «llevaba el revólver estaba totalmente sacado, como loco».
El hombre relató que una vez en la cocina, el dúo «hizo subir a todos a la planta alta donde a dos de las mujeres y a los tres nenes los encerraron en una habitación».
De acuerdo al relato de la víctima, los ladrones regresaron a la habitación de los dueños de casa donde, mediante amenazas de muerte, volvieron a pedir la entrega de dinero.
«En ese momento, un médico, al que había llamado unas horas antes para que viniera a atenderme, tocó el timbre. Con eso se pusieron nerviosos, por lo que mi mujer les dijo que no íbamos a atender al médico para que se fuera», dijo el comerciante.
Pablo señaló que «al segundo timbre del médico, los delincuentes se fueron por donde vinieron y desaparecieron» y que entonces él se asomó por la ventana y le pidió al profesional que llamara a la policía.
Según las fuentes, cuando los ladrones huían con el botín por los techos, pasaron por otra vivienda, en Olazábal 3.828, donde había un joven de unos 20 años a quien tomaron como rehén y se lo llevaron, al parecer con la intención de utilizarlo como «escudo humano».
El muchacho capturado fue liberado momentos después en la estación Federico Lacroze del ex ferrocarril Urquiza, en el barrio de Chacarita.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico