Volvió a suspenderse el inicio del juicio por el asesinato de Alan Nahuelmilla

Ante una prórroga solicitada por Mauro Fontéñez, abogado defensor de los cuatro integrantes de la familia Ibáñez, el tribunal compuesto por los jueces Mariano Nicosia, Raquel Tassello y Mónica García autorizó a la Fiscalía a reinterpretar su evidencia. A la vez le otorgó plazo a la defensa hasta el 30 de setiembre para generar prueba y preparar su estrategia. La discordia entre las partes, que llevó a postergar el inicio del juicio por el secuestro y homicidio del adolescente, se generó cuando la fiscal pidió cambiar el horario de los hechos.

Tal como adelantó de manera exclusiva El Patagónico, el tribunal integrado por los jueces Mariano Nicosia, Raquel Tassello y Mónica García, había otorgado el lunes 48 horas al abogado defensor de los integrantes de la familia Ibáñez para que readecue su estrategia de defensa, en el juicio por el homicidio de Alan Nahuelmilla, en virtud del cambio de hora en la acusación fiscal.

En esos dos días, el defensor Mauro Fontéñez podía evaluar si consideraba necesario ofrecer prueba nueva, pero ayer el defensor solicitó más días para consolidar su estrategia de los acusados Ángel Eduardo, Sebastián, Kevin Edgardo y Marcelo Fabián Ibáñez, quienes llegan a la instancia de juicio bajo prisión preventiva.

Luego de que la fiscal Camila Banfi efectuará el lunes su alegato inicial, ayer se le dio la palabra a Fontéñez, quien hizo reserva de impugnar la sentencia y en segundo término se refirió a la historia clínica de la víctima en el Hospital Regional. Dijo que le resultó imposible a la defensa hacerse de una hoja de guardia de la fecha, en virtud del paro de empleados estatales.

Por esa razón, a fin de “no vulnerar el derecho de defensa” solicitó la suspensión del debate por ocho días ya que sería lo más justo y razonable para no entorpecer el debido proceso y el derecho a defensa de sus asistidos, argumentó ayer Fontéñez.

La fiscal Camila Banfi se opuso a la suspensión del debate solicitada por el defensor porque sostuvo que la hoja de ingreso de guardia se encontraba dentro de la historia clínica, que está secuestrada en el legajo fiscal y que la defensa tuvo acceso a ella. También la fiscal se opuso al pedido porque cuando se modificó la plataforma fáctica, se corrigió la hora de los hechos y el tribunal le dio la posibilidad a la defensa por si necesitaba más tiempo, recordó. Y expresó que los testigos van a poder aclarar en el debate por qué se produjo ese desfasaje horario.

Finalmente el tribunal en su resolución hizo mención a esta situación anómala que se produce al modificar parcialmente los términos fácticos de la acusación.

El tribunal autorizó a la fiscalía a reinterpretar su evidencia y dejó en claro que el juicio no se iniciará por el momento para resguardar el derecho de defensa.

El tribunal determinó que con el objetivo de que la defensa pueda preparar adecuadamente su estrategia y pueda ejercer ese derecho, suspenderá el debate hasta el lunes 30 de setiembre, a las 13, momento en que se reanudará el juicio.

EL HOMICIDIO

El 14 de abril de 2018, a las 23, cuando Alan Nahuelmilla y su amigo B.G. circulaban por la calle Los Duraznos, en la Zona de Quintas del barrio Máximo Abásolo, fueron emboscados por cuatro hombres armados. Según la Fiscalía se trata de los cuatro integrantes de la familia Ibáñez llevados a juicio.

De acuerdo a la acusación fiscal, los hombres armados maniataron a sus víctimas, luego los ataron con una soga para arrastrarlos con una camioneta y trasladarlos hasta la vivienda de uno de los captores.

Una vez en el lugar los sometieron a diversos tipos de castigos físicos, como patadas y golpes en la cabeza con una pala y con la cacha de un arma de fuego. También a uno de ellos le cortaron las orejas con un alicate en reiteradas oportunidades. Los desnudaron y les tiraron agua fría. Arrojaban tiros al cielo y amenazaban con matarlos mientras les reclamaban que dijeran dónde estaba el televisor que le habían robado a uno de ellos.

La privación de la libertad y aplicación de torturas se extendió durante unas cuatro horas, mientras los captores grababan la agresión con teléfonos celulares.

Ya en la madrugada del 15 de abril de 2018 los secuestradores se retiraron del lugar junto a una de las víctimas. Se trata de Nahuelmilla, a quien arrastraron hasta el domicilio de uno de sus tíos donde lo abandonaron.

Al regresar al lugar, los captores que aún mantenían retenido a B. G. continuaron golpeándolo hasta que alrededor de las 8 lo liberaron. Antes de dejarlo libre lo amenazaron para que no denunciara lo sucedido. De esa manera, huyó hacia su domicilio para luego ser trasladado al Hospital Regional.

Mientras tanto, en el caso de Nahuelmilla, familiares lo trasladaron hacia el Hospital Regional donde luego de unas horas falleció por “traumatismo grave de cráneo por hemorragia intra-cerebral a causa de los golpes recibidos”.

La Fiscalía imputó en la acusación a los Ibáñez como coautores del delito de “privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometida contra un menor, agravada por el número de autores y seguido de muerte dolosa, y lesiones leves respecto de B. G. en concurso ideal”, con una expectativa de pena de prisión perpetua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico