Weretilneck se suma ahora al reclamo por las asignaciones familiares
Tras la decisión del gobierno nacional de suspender la quita del beneficio para la Patagonia, el gobernador de Río Negro dijo que espera que "no insistan con el recorte".

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, afirmó que aspira a que el Gobierno nacional no insista con el recorte en asignaciones familiares para la Patagonia, medida que fue suspendida durante un mes.

“Aspiramos a que no se vuelva a insistir. La Patagonia es cara. Tenemos una diferencia del 20 por ciento en cualquier producto no producido en la zona respecto al resto del país”, manifestó Weretilneck.

“Nuestra logística, las distancias y sus costos, los regímenes salariales distintos por zonas desfavorables, hacen que tengamos un nivel de vida más caro y eso tiene que ser compensado”, añadió en declaraciones publicadas ayer por el diario El Cronista.

La semana pasada el gobierno suspendió por 30 días el decreto que recortaba el monto de las asignaciones familiares a trabajadores de zonas diferenciales, y ahora evalúa los alcances de la medida.

La medida ahora suspendida, que había desatado el rechazo de opositores políticos al gobierno, eliminaba un régimen diferencial que alcanzaba a más de 100 mil chicos de provincias de la Patagonia y de diversas zonas del norte del país.

El decreto, ahora suspendido en su aplicación hasta el primero de septiembre, también elevó el piso y bajó el techo de los salarios que debe tener un grupo familiar para cobrar asignaciones familiares.

Este punto seguirá vigente y empezaría a regir desde el primero de setiembre.

A su vez, Weretilneck señaló que los planteos ante el Gobierno nacional no deberían ser grupales sino individuales porque “hay 24 realidades distintas y cada provincia tiene que negociar por sí misma: un bloque patagónico o cualquier otro no tiene asidero”.

“No es lo mismo vivir a 300 kilómetros de la producción central del país como Córdoba, Buenos Aires, y Santa Fe, que vivir a 1.200 kilómetros. Así que esperamos que no se vuelva a insistir», señaló Weretilneck.

SIERRA GRANDE NO NUCLEAR

Por otra parte, y como las dos principales construcciones en Sierra Grande -pavimentación a Playas Doradas y viviendas- están paralizadas por indefiniciones de Nación, su intendente Nelson Iribarren expuso su enojo e impotencia. “Estoy evaluando retirar la demanda contra la ley antinuclear. Ya lo hablé con el abogado. Si esto ocurre con obras simples y avanzadas, no quiero ni pensar lo que ocurrirá con un megaproyecto, como una central nuclear”, sostuvo Iribarren.

¿A qué se refiere? Alude a las frustrantes gestiones para concluir con las 40 viviendas asumidas por el municipio en el 2016 y la finalización de la pavimentación a Playas Doradas. Ambas obras hoy están paralizadas y el jefe comunal culpa a Nación por su letargo.

Con decepción, Iribarren analiza abandonar su plan nuclear, que incluyó en abril una demanda en la Justicia contra la ley antinuclear y persistir con el proyecto nacional de una central en su municipio. Actualmente, sus preocupaciones se centraron en la detención de las construcciones del plan de las 40 viviendas y la pavimentación de la Ruta 5.

Iribarren define la “dilación” como “agónica”, y repasa innumerables y infructuosas gestiones suyas -que incluye al diputado Sergio Wisky y al coordinador Juan Martín (ex subsecretario de Información Pública de Chubut)- pero las concreciones “nunca llegan” mientras “los empresarios pierden la paciencia y nosotros, además, la credibilidad”.

Las viviendas de Sierra Grande pertenecen al Plan nacional Techo Digno, anteriores al 2015, que mayormente en Río Negro fueron cedidas por Nación al IPPV pero Iribarren -como en Roca- optó por concluirlas con el municipio. Su ejecución estaba en el 34% pero en los registros nacionales figuraban en un 100%. Por eso, Iribarren presentó una denuncia en el juzgado de Claudio Bonadio, quien dispuso allanamientos y embargos al ex jefe Renzo Tamburrini.

El año pasado, el municipio adjudicó y contrató por unos 33 millones a la constructora Luis Rojas para finalizar esas casas, con infraestructura. Iribarren detalla que Nación depositó el anticipo el 26 de septiembre y, luego, en abril pasado recién se pagan de los dos primeros certificados (octubre y noviembre) mientras en julio se abona el tercero (diciembre). La obra -con un 61% de ejecución- se paralizó el 31 de mayo.

La pavimentación de la ruta a Playas Doradas está casi terminada: faltan 400 metros, pero quedó paralizada porque Vialidad no firma el contrato de conclusión.